Menos de la cuarta parte de las personas con celiaquía saben que padecen este trastorno digestivo, y no seguir una dieta libre de gluten puede dañar seriamente la salud de los afectados.

La enfer­me­dad Celía­ca es pro­vo­ca­da por una into­le­ran­cia per­ma­nen­te al glu­ten. Aun­que se des­co­no­ce la cau­sa exac­ta de la enfer­me­dad, se pue­de pre­sen­tar en cual­quier eta­pa de la vida y pue­de ser trans­mi­ti­da gené­ti­ca­men­te.
En muchos casos se pre­sen­ta de for­ma asin­to­má­ti­ca, por eso hay quie­nes con­ti­núan con­su­mien­do ali­men­tos con glu­ten, que pau­la­ti­na­men­te dis­mi­nu­ye la capa­ci­dad del orga­nis­mo de absor­ber nutrien­tes a tra­vés del apa­ra­to diges­ti­vo y dete­rio­ra su salud.

Síntomas

Dia­rrea cró­ni­ca
Vómi­tos
Pér­di­da de peso
Fal­ta de ape­ti­to
Vien­tre hin­cha­do
Difi­cul­ta­des para que­dar emba­ra­za­da Anemia
Retra­so del cre­ci­mien­to

Diagnóstico y alimentación

El diag­nós­ti­co se rea­li­za a tra­vés de un aná­li­sis de san­gre y lue­go se con rma a tra­vés de una biop­sia intes­ti­nal. Las per­so­nas celía­cas pue­den con­su­mir car­nes, pes­ca­dos, maris­cos, hue­vos, ver­du­ras, fru­tas, arroz, azú­car, acei­te, man­te­ca, café y sal, entre muchos otros ali­men­tos. Deben evi­tar el con­su­mo de tri­go, ave­na, ceba­da, cen­teno y sus deri­va­dos; ade­más de los ali­men­tos indus­tria­li­za­dos y medi­ca men­tos ela­bo­ra­dos en base a éstos. Los ali­men­tos libres de glu­ten deben lle­var impre­so la leyen­da SIN T.A.C.C. y el logo. Podés des­car­gar el lis­ta­do de ali­men­tos libres de TACC en la pági­na del Minis­te­rio de Salud.

Cómo evitar la contaminación

Las comi­das sin glu­ten deben pre­pa­rar­se y coci­nar­se antes que las demás.
Los ali­men­tos sin glu­ten deben guar­dar­se sepa­ra­dos.
Uti­li­zar ele­men­tos que estén per­fec­ta­men­te lim­pios.
Nun­ca reusar el acei­te o el agua uti­li­za­dos.
Si bien no se cono­ce la cau­sa exac­ta que pro­vo­ca la into­le­ran­cia, el diag­nós­ti­co pre­coz y la eli­mi­na­ción del glu­ten de la die­ta son fac­to­res cla­ves a la hora de man­te­ner­nos salu­da­bles si pre­sen­ta­mos esta afec­ción.