Lo que hay que saber acerca de las varices y sus tratamientos.

Las vári­ces son dila­ta­cio­nes de las pare­des de las venas oca­sio­na­das por una debi­li­dad gené­ti­ca en sus pare­des o vál­vu­las que deter­mi­nan apa­ri­ción de enfer­me­dad. Esta  enfer­me­dad  pre­sen­ta  mayor inci­den­cia en las muje­res, esto es debi­do a cau­sas here­di­ta­rias prin­ci­pal­men­te,  suma­do a  fac­to­res des­en­ca­de­nan­tes como cam­bios de peso, emba­ra­zo, alte­ra­cio­nes hor­mo­na­les, seden­ta­ris­mo.  La  alta pre­va­len­cia en la mujer ha comen­za­do a nive­lar­se, y hoy se obser­va un aumen­to de con­sul­ta por el hom­bre, el cual no es ajeno a esta enfer­me­dad y la mayor infor­ma­ción dis­po­ni­ble hace que reali­ce las con­sul­tas a tiem­po con el obje­to de mejo­rar la cali­dad de vida.prevencion varices

Los sín­to­mas como dolor, pesa­dez, can­san­cio, calam­bres, ede­ma o hin­cha­zón de tobi­llos, suma­dos a la pre­sen­cia de ara­ñi­tas o venas mar­ca­das en las pier­nas deben ser aten­di­dos a tiem­po, ya que no exis­ten mani­fes­ta­cio­nes bana­les de la enfer­me­dad, sólo dife­ren­tes esta­dios. Estas moles­tas, anti­es­té­ti­cas y dolo­ro­sas venas que comien­zan a apa­re­cer, nos deben lla­mar la aten­ción, para rea­li­zar con­sul­tas tem­pra­nas.

El mane­jo de la enfer­me­dad veno­sa se basa en la pre­ven­ción de la enfer­me­dad, jun­to con el tra­ta­mien­to a tiem­po, son indis­pen­sa­bles para evi­tar com­pli­ca­cio­nes.

¿Cómo se diag­nos­ti­can las vári­ces?

El mane­jo del eco­dop­pler para el médi­co fle­bó­lo­go ha veni­do a ocu­par el mis­mo lugar que el mane­jo del este­tos­co­pio en el médi­co clí­ni­co. Este estu­dio indo­lo­ro y no inva­si­vo, es una eco­gra­fía de las venas y del sen­ti­do de la cir­cu­la­ción. Nos ofre­ce un mapeo de cómo fun­cio­nan y cuál es el incon­ve­nien­te que pre­sen­tan las venas enfer­mas. Es por ello que el diag­nós­ti­co rea­li­za­do en la pri­mer con­sul­ta, ya nos orien­ta y defi­ne la con­duc­ta a seguir. Con este estu­dio pode­mos ase­gu­rar con pre­ci­sión el ori­gen de la enfer­me­dad y la mejor for­ma de tra­tar­la.

Tra­ta­mien­tos

Todos los tra­ta­mien­tos actual­men­te son ambu­la­to­rios, la mayo­ría de con­sul­to­rio, como  el caso de vári­ces peque­ñas, media­nas o de las ara­ñi­tas ( telan­giec­ta­sias), para las cua­les los tra­ta­mien­tos de micro­es­pu­ma y láser trans­dér­mi­co dan un resul­ta­do exce­len­te. En vári­ces de mayor tama­ño, exis­te un tra­ta­mien­to deno­mi­na­do espu­ma eco­guia­da, el cual con­sis­te en intro­du­cir un pro­duc­to, en for­ma de espu­ma en la vena enfer­ma guia­do con eco­gra­fía, lo que nos brin­da un con­trol pre­ci­so del pro­ce­di­mien­to, y de esta for­ma cerrar la vári­ce. Es más uti­li­za­do en pacien­tes mayo­res, aque­llos con temor a rea­li­zar pro­ce­di­mien­tos, o pacien­tes con reapa­ri­ción de enfer­me­dad veno­sa.

La téc­ni­ca más uti­li­za­da actual­men­te a nivel mun­dial es el láser endo­vas­cu­lar eco­guia­do, este es un pro­ce­di­mien­to exce­len­te en la reso­lu­ción de la enfer­me­dad veno­sa super­fi­cial, cuan­do se encuen­tran afec­ta­das venas de mayor rele­van­cia y que pue­den pro­du­cir com­pli­ca­cio­nes a cor­to pla­zo. Este pro­ce­di­mien­to lle­va inter­na­ción de cor­ta estan­cia, no más de 3 horas, y con­sis­te en la intro­duc­ción de la fibra láser, con la ima­gen  guía que nos brin­da el ecó­gra­fo, para así lle­gar has­ta el ori­gen de la enfer­me­dad y resol­ver­lo de for­ma defi­ni­ti­va, el pacien­te tie­ne una  recu­pe­ra­ción  inme­dia­ta y sin pér­di­da de días labo­ra­les.

Otra téc­ni­ca que ha logra­do exce­len­tes resul­ta­dos en el tra­ta­mien­to de enfer­me­da­des veno­sas,  es la reha­bi­li­ta­ción vas­cu­lar peri­fé­ri­ca, ya que logra con pro­ce­di­mien­tos kiné­si­cos com­bi­na­dos la reso­lu­ción exi­to­sa, no sólo de las las com­pli­ca­cio­nes de las vári­ces,  como hin­cha­zón de pier­nas de difí­cil reso­lu­ción, lin­fe­de­mas, úlce­ras, etc. Tam­bién  se ha exten­di­do su uso a post-ope­ra­to­rios esté­ti­cos, trau­ma­to­ló­gi­cos, a pre­pa­ra­ción de depor­tis­tas pre y post com­pe­ten­cias, y recu­pe­ra­ción de pacien­tes de dife­ren­tes enfer­me­da­des. Es impor­tan­te que el pacien­te ten­ga en cuen­ta la varie­dad de tra­ta­mien­tos que exis­te, y que el mejor tra­ta­mien­to es el que se ade­cua al pacien­te, no el que esté de moda, para ello debe per­sis­tir la expe­rien­cia y el cri­te­rio del espe­cia­lis­ta en la indi­ca­ción del mejor tra­ta­mien­to.