La memo­ria es la capa­ci­dad que tie­ne una per­so­na para regis­trar deter­mi­na­da infor­ma­ción que desea guar­dar, fiján­do­la, para lue­go poder recor­dar­la en el momen­to en que lo requie­ra. Para enten­der mejor su fun­cio­na­mien­to, pode­mos cla­si­fi­car la memo­ria, des­de una pers­pec­ti­va tem­po­ral, en cua­tro tipos:
Memo­ria Inme­dia­ta
Es el tipo de memo­ria que nos per­mi­te mirar un núme­ro tele­fó­ni­co des­co­no­ci­do, mar­car­lo… y lue­go, olvi­dar­nos por com­ple­to de él. Los seres huma­nos sólo pode­mos tener con­cien­cia de un núme­ro limi­ta­do de ele­men­tos en un momen­to deter­mi­na­do; esta memo­ria nos per­mi­te alma­ce­nar 5 o 7 ele­men­tos por unos pocos minu­tos.
Memo­ria de Cor­to Pla­zo
Aquí “con­cen­trar­se” es la cla­ve. Si escu­cha­mos o lee­mos una pala­bra que es impor­tan­te para noso­tros, vamos a impri­mir­la en nues­tra men­te más allá de lo inme­dia­to. Lo mis­mo suce­de si reci­bi­mos una infor­ma­ción con sufi­cien­te fre­cuen­cia, ésta per­ma­ne­ce­rá con noso­tros algu­nas horas.
Memo­ria de Lar­go Pla­zo
Cuan­do una por­ción de la infor­ma­ción que asi­mi­la­mos en el cor­to pla­zo es lo sufi­cien­te­men­te impor­tan­te, o nos es repe­ti­da con mucha fre­cuen­cia, enton­ces pasa a for­mar par­te de nues­tra memo­ria “per­ma­nen­te”. Esta memo­ria abar­ca lo prin­ci­pal de nues­tra edu­ca­ción,  nues­tro reco­no­ci­mien­to de ami­gos y luga­res, los cono­ci­mien­tos labo­ra­les que posee­mos y todo el cuan­tio­so cúmu­lo de infor­ma­ción que lle­va­mos con noso­tros.
Memo­ria Remo­ta
Se refie­re a todo el saber en esen­cia inol­vi­da­ble, inclu­ye nues­tro nom­bre, los recuer­dos de nues­tra infan­cia, rimas que apren­di­mos en la escue­la… Por lo gene­ral, la memo­ria remo­ta no ocu­pa el pri­mer plano de nues­tra con­cien­cia, sólo una vez que la nece­si­ta­mos, la infor­ma­ción se trans­fie­re de nues­tra memo­ria remo­ta a la de lar­go pla­zo, des­de don­de pode­mos recu­pe­rar­la con faci­li­dad y aplicarla.Estos cua­tro tipos de memo­ria decli­nan a dis­tin­to rit­mo a medi­da que enve­je­ce­mos. La memo­ria inme­dia­ta y la remo­ta, decli­nan com­pa­ra­ti­va­men­te poco. Son la memo­ria a cor­to y lar­go pla­zo las que sufren una deca­den­cia más evi­den­te con el paso del tiem­po. Al dis­mi­nuir la memo­ria de cor­to pla­zo, decli­na la capa­ci­dad para recor­dar nom­bres, ros­tros, fechas, para decir de memo­ria un poe­ma o un dis­cur­so, o para recor­dar don­de pusi­mos las lla­ves; y todos estos suce­sos son muy noto­rios tan­to para la per­so­na que los olvi­da como para sus fami­lia­res y ami­gos. Por for­tu­na, la memo­ria de cor­to pla­zo es tam­bién la que mejo­ra más con ejer­ci­cios men­ta­les. Y tam­bién se pue­de aumen­tar la efi­ca­cia de la memo­ria adop­tan­do cier­tas téc­ni­cas que com­pen­sen las defi­cien­cias inevi­ta­bles.