Tras una tem­po­ra­da de des­co­ne­xión, ocio, y días de jue­gos inter­mi­na­bles, vuel­ve el rit­mo que requie­ren las acti­vi­da­des coti­dia­nas y cum­plir con las obli­ga­cio­nes y exi­gen­cias del día a día: el cole­gio, los debe­res y las acti­vi­da­des extra­es­co­la­res.

Sil­via Ála­va, auto­ra del libro Que­re­mos que crez­can feli­ces, rea­li­za una serie de reco­men­da­cio­nes que vale la pena tener en cuen­ta para que el regre­so sea más fácil y este se con­vier­ta en una gran aven­tu­ra.

Ajus­ta los hora­rios.

En verano nos olvi­da­mos del reloj y los hora­rios son mucho más fle­xi­bles, pero con la lle­ga­da del oto­ño estos se limi­tan mucho más. La mejor mane­ra de adap­tar­se y adap­tar­los a esa nue­va ruti­na es hacer­lo pau­la­ti­na­men­te (por lo menos una sema­na antes de la vuel­ta al cole­gio) para que el cam­bio no sea tan brus­co y les resul­te mucho más fácil. Ajus­tar las horas de sue­ños y comi­das es el pri­mer paso.

Fami­lia­ri­zar­se con el nue­vo entorno

Ade­más de los hora­rios, que es la par­te más cos­to­sa para acos­tum­brar­se, no pode­mos olvi­dar el entorno aca­dé­mi­co: ami­gos, pro­fe­so­res, per­so­nas que los guia­rán y acom­pa­ña­rán a lo lar­go del cur­so, con las que ya tie­ne un víncu­lo for­ja­do. Con­ver­sar sobre ellos, sin duda des­per­ta­rán en él la ilu­sión hacien­do de esta eta­pa mucho más sen­ci­lla.

La vuel­ta al cole para los más chi­cos no es fácil.  Ajus­tar sus hora­rios, hacer­los par­tes de algu­nas deci­sio­nes y pen­sar en acti­vi­da­des extra­es­co­la­res son algu­nas de las estra­te­gias que se reco­mien­dan para que el regre­so sea más sen­ci­llo.

Par­ti­ci­pa­ción en algu­nas deci­sio­nes

La com­pra del mate­rial esco­lar, pue­de ser una acti­vi­dad de lo más nor­mal, pero recuer­da que para ellos se con­vier­te en un momen­to mági­co, que les lle­na de ilu­sión por comen­zar el nue­vo cur­so con su nue­vo mate­rial y uni­for­me. Recuer­da que el moti­vo prin­ci­pal de esta acti­vi­dad es intro­du­cir­los poco a poco en la diná­mi­ca aca­dé­mi­ca que se apro­xi­ma. Una bue­na tarea es comen­zar, jun­to con los más chi­cos, con una revi­sión pro­fun­da, reco­pi­lan­do todo el mate­rial acu­mu­la­do del año ante­rior y revi­sar que vale y se pue­de reuti­li­zar, y que no. De esta mane­ra, evi­ta­rás acti­tud dema­sia­do con­su­mis­ta y con­for­mis­ta de ellos, gas­tan­do más de lo debi­do en cosas inne­ce­sa­rias.

A nadie le gus­ta madru­gar.

Madru­gar no es fácil para nadie, ni siquie­ra para los adul­tos, así que debe­rás poner­te en su lugar y enten­der­lo. Llan­tos y berrin­ches son reac­cio­nes nor­ma­les y la mejor mane­ra para hacer­los cam­biar de pos­tu­ra es dia­lo­gar con ellos. Con­tar­les lo diver­ti­do que pue­de ser ir al cole­gio, reen­con­tra­se con sus ami­gos, estre­nar el nue­vo mate­rial son algu­nos de los con­se­jos.

Otra estra­te­gia muy útil es el recur­so del humor y com­par­tir pen­sa­mien­tos en común, como lo difí­cil que es levan­tar­se tem­prano, pero es algo que tene­mos que hacer todos, para que los niños inter­pre­ten ir al cole­gio, ya no úni­ca­men­te como una obli­ga­ción (que lo es), sino más bien como algo posi­ti­vo, que le bene­fi­cia y don­de apren­de­rá cosas nue­vas e intere­san­tes.

Resal­ta los aspec­tos posi­ti­vos

Una acti­tud posi­ti­va y espe­ran­za­do­ra es la mejor mane­ra de afron­tar el día a día y lograr mane­jar las nue­vas reali­da­des de la mejor mane­ra posi­ble, por eso se reco­mien­da evi­tar las crí­ti­cas o de recor­dar­les situa­cio­nes y expe­rien­cias esco­la­res pasa­das que hayan entur­bia­do su perio­do lec­ti­vo (bajas notas, des­cui­dos, entre otros). Real­men­te este tipo de comen­ta­rios solo pro­pi­cia­rán el recuer­do de los momen­tos más agrios de su ante­rior eta­pa y su visión y pers­pec­ti­va en torno al cur­so que se ave­ci­na se entur­bia­rá a pasos agi­gan­ta­dos.

Chau celu­lar

Limi­ta el uso de la tec­no­lo­gía duran­te su perio­do esco­lar y evi­ta dis­trac­cio­nes. Los niños cada vez están más uni­dos a las tec­no­lo­gías, y es que cre­cen, apren­den y ya has­ta socia­li­zan con ellas. Se han con­ver­ti­do en el acce­so­rio bási­co de cual­quie­ra, pero pue­de con­ver­tir­se en el peor enemi­go si hacen que su uso pro­vo­que que los estu­dios pasen a un segun­do plano. La tarea de sepa­rar­los de ese tipo de apa­ra­tos, como celu­la­res o tablets, pue­de con­ver­tir­se en todo un reto para los padres. Es cier­to que duran­te el verano sue­len pasar más horas de las nor­ma­les pega­dos a esas pan­ta­llas, pero con el regre­so a las aulas ese con­su­mo se debe redu­cir nece­sa­ria­men­te, ya que pue­de con­ver­tir­se en una dis­trac­ción bas­tan­te peli­gro­sa para su ren­di­mien­to si no se usa con mode­ra­ción.

Acti­vi­da­des extra­es­co­la­res

Cada vez hay más acti­vi­da­des extra­es­co­la­res a las que tu hijo pue­de optar duran­te su tiem­po libre: taek­won­do, tenis, bás­quet, dan­za. Es impor­tan­te tener en cuen­ta que, por mucho que te apa­sio­ne una en con­cre­to, en este caso, la deci­sión debe ser suya. Siem­pre es posi­ti­vo que reali­ce algu­na acti­vi­dad extra­es­co­lar, ya no solo por entre­te­ner­se y eva­dir­se de las labo­res esco­la­res, sino tam­bién para for­mar­se en otras mate­rias y tener más agi­li­dad men­tal y físi­ca. Antes de deci­dir por ti mis­ma, pre­gún­ta­le si le gus­ta­ría y qué le gus­ta­ría. Aquí lo impor­tan­te es que el niño dis­fru­te, se rela­je y, espe­cial­men­te, que vaya con ganas.

¡Deja que se abu­rra!

Los niños nece­si­tan tener tiem­po para abu­rrir­se, por­que ese tiem­po ver­da­de­ra­men­te los ayu­da­rá a refle­xio­nar, a cono­cer­se mejor a sí mis­mo, a vol­ver­se más inde­pen­dien­tes. En oca­sio­nes los padres se empe­ñan en relle­nar de acti­vi­da­des los días de sus hijos con acti­vi­da­des muy segui­das, y eso pue­de lle­var­les a una sobre esti­mu­la­ción que a la lar­ga pue­de resul­tar bas­tan­te noci­va para ellos.

Club Hou­se de Dal­vian ofre­ce un sin­fín de acti­vi­da­des depor­ti­vas para los resi­den­tes más chi­cos. Te invi­ta­mos a que con­sul­tes la gri­lla hora­ria ubi­ca­da al final de la revis­ta o bien te comu­ni­ques tele­fó­ni­ca­men­te al 4446120 Int. 284.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here