Una vez más el orga­ni­za­dor de even­tos RICKY VIDELA, nos acer­ca a los gran­des artis­tas.
En la gale­ría de arte de Daniel Rue­da, el famo­so actor Julio Cha­vez expu­so sus tra­ba­jos en las artes plás­ti­cas como Julio Hirsch Cha­vez. Naci­do en Bue­nos Aires en 1956, es artis­ta plás­ti­co, actor, autor y direc­tor de tea­tro argen­tino, y ade­más maes­tro de acto­res de tea­tro. Como artis­ta plás­ti­co, ha par­ti­ci­pa­do en en exhi­bi­cio­nes indi­vi­dua­les y colec­ti­vas en el Cen­tro Cul­tu­ral Reco­le­ta, las gale­rías Vogt (Her­ten), Schef­fel (Frank­furt), Euro­ame­ri­cano (Cara­cas), Lisen­berg-Art Frankfurt’94 (Ale­ma­nia) y Lisen­berg-Art Miami’93 (Mia­mi), entre otras.
La Cura­do­ra Inter­na­cio­nal Nora Doba­rro nos expli­ca la pro­pues­ta artís­ti­ca: “El cam­po de acción ele­gi­do para pre­sen­tar­lo es la esté­ti­ca sin pega­men­to a las cla­si­fi­ca­cio­nes sobre lo que sería una pro­duc­ción de arte. Encon­tra­mos obras úni­cas de nin­gu­na mane­ra inter­cam­bia­bles, que exi­gen enfo­ques ori­gi­na­les, con nue­vas sig­ni­fi­ca­cio­nes y dife­ren­tes nive­les de lectura.”La refle­xión de los víncu­los entre escul­tu­ra y arqui­tec­tu­ra, sur­ge de la red de mira­das que el artis­ta logra orga­ni­zar en el espa­cio y de la regu­la­ri­dad del prin­ci­pio físi­co cons­truc­ti­vo. En un tra­ba­jo de pio­ne­ro inven­ta su obje­to, deli­mi­ta su terri­to­rio; sus tra­zos. La luz tras­pa­sa los cris­ta­les, jue­ga con pro­yec­cio­nes linea­les, su reco­rri­do y sus ten­sio­nes. La luz barre”