El vier­nes 17 de agos­to, el tan espe­ra­do Día del Niño, tuvo un gran éxi­to en el jar­dín Sólo los Chi­cos por­que per­mi­tió que los más peque­ños vivie­ran un día reple­to de sor­pre­sas y aga­sa­jos.

Una diver­ti­da obra de títe­res, inter­pre­ta­da por Rober­to y Car­la, del elen­co de “La Nave de Uli­ses”, hizo volar la ima­gi­na­ción del públi­co con una his­to­ria atra­pan­te y lle­na de momen­tos sim­pá­ti­cos crea­dos por los ocu­rren­tes diá­lo­gos de los pro­ta­go­nis­tas del cuen­to.

Ade­más, esta colo­ri­da maña­na, hecha para mimar a los niños del jar­dín, estu­vo acom­pa­ña­da de una merien­da case­ra rea­li­za­da espe­cial­men­te por el jar­dín y jue­gos recrea­ti­vos para dis­fru­tar con todos los com­pa­ñe­ri­tos.

La jor­na­da fina­li­zó con la entre­ga de rega­los per­so­na­li­za­dos para que cada alumno se los lle­va­ra a su casa y pudie­ra recrear­se con los miem­bros de su fami­lia. Cada obse­quio con­te­nía fotos de los más peque­ños, para que lle­va­ran con­si­go el recuer­do de sus ami­gui­tos.

Los obse­quios eran dife­ren­tes para cada sala y con­te­nían el siguien­te men­sa­je: “El mejor rega­lo para un niño se lla­ma TIEMPO, por eso des­de el jar­dín les rega­la­mos un jue­go para diver­tir­se en fami­lia” y con­cluía con la refle­xión: “Que la pri­sa no te robe la magia de la infan­cia”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here