Ya lo decía Sarah-Jay­ne Bla­ke­mo­re, líder del gru­po de desa­rro­llo de neu­ro­cien­cia cog­ni­ti­va en la Uni­ver­si­dad de Lon­dres, los huma­nos somos «una espe­cie deli­cio­sa­men­te socia­ble». Y al ser­vi­cio de esta onto­ló­gi­ca nece­si­dad están todas las apli­ca­cio­nes que nos per­mi­ten cono­cer gen­te. En esta edi­ción, ÚNICO rea­li­za un reco­rri­do por aque­llas que van más allá de una sim­ple inter­ac­ción social: las que conec­tan a los usua­rios que están bus­can­do pare­ja.

Actual­men­te, hay una gran varie­dad de apps que se adap­tan a cada tipo de usua­rio. En esta nota vas a poder com­pa­rar las carac­te­rís­ti­cas de cada una de ellas para encon­trar a ese alguien espe­cial o, al menos, diver­tir­te cono­cien­do per­so­nas intere­san­tes.

OkCu­pid

Es una app dise­ña­da para esta­ble­cer el per­fil de usua­rio de for­ma que las per­so­nas que apa­rez­can como alter­na­ti­va enca­jen de la mejor for­ma posi­ble con sus intere­ses.

Lo impor­tan­te es tener las inten­cio­nes bien cla­ras: los usua­rios de OkCu­pid la eli­gen por estar espe­cial­men­te dedi­ca­da a aque­llos que bus­can esta­ble­cer una rela­ción for­mal. Es por esto que, si tu deseo es cono­cer al amor de tu vida, ¡no podés per­der­te­la! Podría ser la opor­tu­ni­dad per­fec­ta para encon­trar a tu alma geme­la.

Tin­der

Pocos se han resis­ti­do a dar swi­pe a la dere­cha o a la izquier­da según gus­te o no una per­so­na, lo que trans­for­ma a esta apli­ca­ción en la más popu­lar del mer­ca­do. Su diná­mi­ca es muy sim­ple y prác­ti­ca y, aun­que es muy reque­ri­da por jóve­nes, es la favo­ri­ta entre intere­sa­dos de todas las eda­des. Si bien el cri­te­rio de selec­ción para el match es super­fi­cial (basa­do en fotos), pue­den encon­trar­se tam­bién per­so­nas que bus­can cons­truir algo a futu­ro.

El fun­cio­na­mien­to de Tin­der con­sis­te en cha­tear con alguien sola­men­te si ambos se han dado “like”. A su vez, pode­mos hacer­le lle­gar al otro nues­tro pro­fun­do inte­rés a tra­vés de un “super­li­ke”. Exis­te una opción pre­mium con mayo­res fun­cio­nes, por ejem­plo cam­biar la loca­li­za­ción cuan­do el usua­rio se encuen­tra en el extran­je­ro para cono­cer per­so­nas que estén en la mis­ma loca­ción.


Tin­der Picks es la nue­va apues­ta de la app más popu­lar del mer­ca­do. Esta nue­va fun­ción te per­mi­ti­rá encon­trar más per­so­nas afi­nes a los gus­tos que hayas intro­du­ci­do en la app y con las que podrías com­par­tir algo más que una cer­ve­za una tar­de.

Happn

Ya que el amor pue­de encon­trar­se en cual­quier momen­to y en cual­quier lugar, Happn sos­tie­ne esta pre­mi­sa a tra­vés de la geo­lo­ca­li­za­ción. Es decir, posi­bi­li­ta que los usua­rios se con­tac­ten con esa per­so­na que cru­za­ron de casua­li­dad por la calle -o en algún bar o local comer­cial-, les gus­tó y desea­rían vol­ver a ver.

Gra­cias a la geo­lo­ca­li­za­ción, se envía una noti­fi­ca­ción al usua­rio con todos los per­fi­les cer­ca­nos­pa­ra que la per­so­na pue­da saber de quién se tra­ta. Sin embar­go, uno de los dos pue­de enviar un cora­zón que indi­que su inte­rés y, solo si el otro tam­bién acce­de con la mis­ma acción, se le avi­sa­rá a ambos.

Tip espe­cial: útil cuan­do estás de vaca­cio­nes por­que te per­mi­te encon­trar com­pa­ñe­ros de via­je o acti­vi­da­des sin inter­po­ner la sexua­li­dad.

Cada vez que te cru­zás en la vida real con otro usua­rio Happn, su per­fil apa­re­ce en el time­li­ne. Cada per­fil indi­ca el núme­ro de veces que los usua­rios se han cru­za­do. Y si no te intere­sa vol­ver a cru­zar­te con alguien en la app, bas­ta con dar­le a la cruz.

Grindr

Orien­ta­da exclu­si­va­men­te a la comu­ni­dad LGBT, es tan popu­lar como Tin­der y tie­ne gran éxi­to en Argen­ti­na. No es nece­sa­ria­men­te una app para bus­car pare­ja for­mal, pero según tus intere­ses podés fil­trar los usua­rios que enca­jen con tus gus­tos. Este fil­tro se rea­li­za selec­cio­nan­do a los can­di­da­tos por tri­bus.

A igual que Happn, es posi­ble encon­trar a las per­so­nas que cono­cis­te de casua­li­dad en cual­quier par­te a tra­vés de la geo­lo­ca­li­za­ción.

Badoo

Es muy fácil de usar, pero con el tiem­po per­dió popu­la­ri­dad debi­do al cre­ci­mien­to expo­nen­cial de Tin­der. Sin embar­go, no deja de ser una app que sir­ve para cono­cer gen­te nue­va. Muchas veces es uti­li­za­da y cata­lo­ga­da para encuen­tros casua­les cuyos pro­ta­go­nis­tas no bus­can nece­sa­ria­men­te una rela­ción for­mal.

Bum­ble

En este caso, el poder lo tie­nen las muje­res. Ellas son las que tie­nen que dar el pri­mer paso en esta apli­ca­ción, hacién­do­lo mucho más diver­ti­do. Antes de esta­ble­cer la cone­xión, es requi­si­to que las dos per­so­nas se gus­ten pri­me­ro, al igual que muchas de las apps ante­rio­res. Sin embar­go, la diná­mi­ca cam­bia al ser la mujer la úni­ca que tie­ne per­mi­ti­do ini­ciar la con­ver­sa­ción y, de no hacer­lo, al trans­cu­rrir 24 horas del mutuo like, la cone­xión esta­ble­ci­da des­apa­re­ce. Si bien la mujer es quien tie­ne que ini­ciar el  víncu­lo, el hom­bre pue­de demos­trar inte­rés exten­dien­do el tiem­po para cha­tear un día más.

Para­le­la­men­te, si las per­so­nas que esta­ble­cen una cone­xión son del mis­mo sexo, no apli­can las mis­mas reglas, ya que cual­quie­ra de los dos pue­de comen­zar la con­ver­sa­ción.

En Bum­ble, las muje­res son quie­nes ini­cian la con­ver­sa­ción, esta­ble­cien­do la igual­dad des­de el prin­ci­pio. Ya sea para bus­car pare­ja, crear con­tac­tos pro­fe­sio­na­les o hacer ami­gos, su prio­ri­dad es ofre­cer una comu­ni­dad segu­ra que pro­mue­va rela­cio­nes basa­das en el res­pe­to.

Estas son todas las apps que podés ir pro­ban­do, no impor­ta si bus­cás algo casual o a tu media naran­ja. Hay apli­ca­cio­nes que se ajus­tan de la mejor mane­ra a tus gus­tos para que encuen­tres al amor de tu vida o sim­ple­men­te alguien con quien pasar el rato. Lo impor­tan­te es ani­mar­se a acer­car­se a otras per­so­nas de una mane­ra dife­ren­te y dejar los pre­jui­cios de lado: las rela­cio­nes a tra­vés de redes socia­les y apli­ca­cio­nes han lle­ga­do para que­dar­se.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here