En los semá­fo­ros, en las puer­tas de res­tau­ran­tes, far­ma­cias y tam­bién des­de las pan­ta­llas de publi­ci­dad exte­rior, una explo­sión de colo­res vivos inun­dó la ciu­dad en los últi­mos meses. La inva­sión no se detie­ne, avan­za len­ta pero cru­za las calles a la velo­ci­dad de un rayo.

La bata­lla del deli­very lle­gó final­men­te a nues­tra pro­vin­cia. Con un mode­lo de nego­cio simi­lar al de Uber, las apps bus­can resol­ver rápi­da­men­te situa­cio­nes coti­dia­nas del modo más rápi­do y efi­caz a tra­vés de men­sa­je­ros inde­pen­dien­tes conec­ta­dos a la pla­ta­for­ma, que dis­po­nen de tiem­po libre y un medio de trans­por­te.

Ya no se tra­ta de un ser­vi­cio que extien­den los res­tau­ran­tes o las casas de comi­da a sus clien­tes, sino que se ha trans­for­ma­do en un aba­ni­co mucho más amplio: pro­duc­tos de far­ma­cia, una com­pra del super­mer­ca­do, un car­ga­dor y has­ta las lla­ves de tu casa.

¿Quié­nes son los juga­do­res?

Infi­ni­dad de res­tau­ran­tes de deli­very para pedir todo tipo de pla­tos ese es el prin­ci­pal ser­vi­cio que ofre­ce Pedi­dos­Ya. Uti­li­za el GPS del telé­fono para saber dón­de esta­mos y ofre­cer luga­res cer­ca­nos. ¿El extra? Ofre­ce des­cuen­tos intere­san­tes, para que usar la app sea más ten­ta­dor. Inclu­so envía un avi­so con el hora­rio esti­ma­do de entre­ga del pedi­do. Sin embar­go, obli­ga­da por el cre­ci­mien­to de la com­pe­ten­cia, agre­gó repar­ti­do­res pro­pios (para aque­llos luga­res que no los tenían) y pagos onli­ne. Como tam­bién agre­ga­ron trac­king y has­ta la posi­bi­li­dad de pedir artícu­los de super­mer­ca­do y far­ma­cia.

Uber Eats es una apli­ca­ción inde­pen­dien­te -y dife­ren­te a la de trans­por­te Uber- que se pue­de des­car­gar fácil­men­te des­de iOS y Android y, al igual que la pági­na web, per­mi­te a los usua­rios no solo ver el esta­do de su pedi­do en tiem­po real, sino que tam­bién per­so­na­li­zar el pedi­do o agre­gar y/o qui­tar un ingre­dien­te y con­fir­mar el pun­to de entre­ga. A su vez, a tra­vés de la apli­ca­ción, el usua­rio tie­ne la posi­bi­li­dad de pon­de­rar el ser­vi­cio que otor­ga el res­tau­ran­te, cali­fi­car la comi­da y el repar­ti­dor.

Glo­vo, la empre­sa espa­ño­la que te per­mi­te com­prar, reci­bir y enviar cual­quier pro­duc­to en minu­tos, esta­rá dis­po­ni­ble en la ciu­dad de Men­do­za a par­tir del 21 de enero, según anun­ció la com­pa­ñía en un comu­ni­ca­do ofi­cial. Con más de 650 comer­cios adhe­ri­dos y cer­ca de 10.000 Glo­vers regis­tra­dos y 8.000 acti­vos, la pla­ta­for­ma de deli­very para pedir comi­da, pro­duc­tos de far­ma­cia y bebi­das, que lle­gó a nues­tro país a comien­zos del año pasa­do, se sigue expan­dien­do y lle­ga a Men­do­za para sumar­se al mer­ca­do jun­to a Pedi­dos Ya y Uber Eats.
El cos­to de envío está basa­do en la dis­tan­cia reco­rri­da y en el tipo de acuer­do con cada esta­ble­ci­mien­to.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here