Dos dimen­sio­nes difí­ci­les de dis­tin­guir

La reali­dad vir­tual le ofre­ce al usua­rio la sen­sa­ción de estar en el inte­rior de un mun­do “digi­tal” deter­mi­na­do. La viven­cia es muy rea­lis­ta y, depen­dien­do del nivel de inmer­sión al que se expo­ne el indi­vi­duo, es el tipo de inter­ac­ción que tie­ne con el entorno; es decir, no solo se pue­de ver cosas en este uni­ver­so vir­tual, sino tam­bién escu­char, inter­ac­tuar, y modi­fi­car en dis­tin­tas esca­las este mun­do revo­lu­cio­na­rio.

Para hacer uso de esta tec­no­lo­gía no se nece­si­ta de gran­des haza­ñas, sim­ple­men­te con unas gafas o cas­cos de reali­dad vir­tual que se conec­ten a un smartp­ho­ne se pue­de dis­fru­tar de un esce­na­rio alu­ci­nan­te. Estas gafas dis­po­nen de unas len­tes que amplían el ángu­lo de visión crean­do la sen­sa­ción de que el usua­rio está den­tro de una esce­na. A su vez, las imá­ge­nes que se expo­nen están en 3D para aumen­tar el rea­lis­mo.

Otro de los recur­sos uti­li­za­dos para opti­mi­zar la expe­rien­cia son los guan­tes con sen­so­res, los man­dos con con­trol de movi­mien­to y las cáma­ras que deter­mi­nan el posi­cio­na­mien­to de la per­so­na inmer­sa en la reali­dad vir­tual y que per­mi­ten sumar otro nivel de par­ti­ci­pa­ción más sofis­ti­ca­do, como mover­se de un esce­na­rio a otro, tocar obje­tos vir­tua­les e irrum­pir en este mun­do modi­fi­cán­do­lo en algún aspec­to.

Es impor­tan­te des­ta­car que la reali­dad vir­tual no impli­ca expo­ner los ojos a la cer­ca­nía de una pan­ta­lla dañi­na. Las len­tes situa­das entre los ojos y la pan­ta­lla actúan como escu­do pro­tec­tor y per­mi­ten que uti­li­zar este fenó­meno sea com­ple­ta­men­te segu­ro. Los pri­me­ros pro­to­ti­pos pro­du­cían sen­sa­cio­nes de mareo, pero se han ido eli­mi­nan­do con la supera­ción de todos los con­tro­les de segu­ri­dad reque­ri­dos por la indus­tria.

Para hacer uso de esta tec­no­lo­gía no se nece­si­ta de gran­des haza­ñas, sim­ple­men­te con unas gafas o cas­cos de reali­dad vir­tual que se conec­ten a un smartp­ho­ne se pue­de dis­fru­tar de un esce­na­rio alu­ci­nan­te.

Jue­go para gran­des

Muchos pien­san que la reali­dad vir­tual es solo cosa de gamers, sin embar­go es mucho más que eso. Exper­tos ase­gu­ran que en sola­men­te dos años, los jue­gos de reali­dad vir­tual ocu­pa­rán ape­nas un 50% de todas las acti­vi­da­des que se pue­den lle­var a cabo a tra­vés de las gafas VR.

Este mun­do digi­tal, lleno de opor­tu­ni­da­des y viven­cias, lejos está de apun­tar úni­ca­men­te al tar­get de quie­nes bus­can for­mas dis­rup­ti­vas de entre­te­ni­mien­to. En el plano edu­ca­ti­vo, comen­zó a uti­li­zar­se este tipo de recur­sos sabien­do que, a tra­vés de esta moda­li­dad tec­no­ló­gi­ca, la lle­ga­da a los estu­dian­tes es mayor. Un ejem­plo de este apren­di­za­je inmer­si­vo es el uso de apli­ca­cio­nes que per­mi­ten lle­var a cabo una explo­ra­ción del cuer­po humano des­de aden­tro, visi­tan­do cada órgano, apren­dien­do de ellos y enten­dien­do cómo fun­cio­na el orga­nis­mo a par­tir de una expe­rien­cia más real.

En Áms­ter­dam ins­ta­la­ron el pri­mer cine de reali­dad vir­tual. En él, las sillas son gira­to­rias, los auri­cu­la­res tapan toda la ore­ja para cap­tu­rar un soni­do envol­ven­te y el cineas­ta pue­de girar en su lugar 360º. Eso sí, la entra­da vale 12,50 euros.

Si esto últi­mo pare­ce muy sim­ple, com­par­ti­mos un caso más com­ple­jo: en medi­ci­na, un Direc­tor Eje­cu­ti­vo de Veda­vi Medi­cal, Moritz Schwy­zer, imple­men­tó la nue­va prác­ti­ca de rea­li­zar ensa­yos de ciru­gías com­ple­jas uti­li­zan­do datos de exá­me­nes de reso­nan­cia mag­né­ti­ca y tomo­gra­fías compu­tari­za­das del pacien­te. Esto per­mi­tía una exac­ta simu­la­ción digi­tal del esce­na­rio al que sus ciru­ja­nos se iban a expo­ner antes de rea­li­zar la inter­ven­ción qui­rúr­gi­ca, ayu­dan­do a que los doc­to­res ana­li­cen la situa­ción pre­via­men­te, reduz­can los ries­gos, los tiem­pos y, sobre todo, dis­mi­nu­yan los cos­tos médi­cos.

En medi­ci­na se imple­men­tó la nue­va prác­ti­ca de rea­li­zar ensa­yos de ciru­gías com­ple­jas uti­li­zan­do datos de exá­me­nes de reso­nan­cia mag­né­ti­ca y tomo­gra­fías compu­tari­za­das del pacien­te.

Por otro lado, se pue­den poten­ciar las habi­li­da­des y capa­ci­da­des de los pro­fe­sio­na­les mili­ta­res sin nece­si­dad de expo­ner­los a los per­jui­cios que pue­den reci­bir en el cam­po de bata­lla. La reali­dad vir­tual per­mi­te con­si­de­rar dife­ren­tes esce­na­rios y situa­cio­nes para que los reclu­tas pue­dan hacer­le fren­te a dife­ren­tes desafíos con la mis­ma efi­cien­cia que en un entre­na­mien­to real.

Por últi­mo, la indus­tria comer­cial encon­tró en la reali­dad vir­tual a una gran alia­da, sobre todo en aque­llos casos en que una for­ma efec­ti­va de expo­ner pro­duc­tos pue­de lle­var a con­cre­tar una ven­ta. El sec­tor inmo­bi­lia­rio, la arqui­tec­tu­ra o sim­ple­men­te las tien­das vir­tua­les uti­li­zan la reali­dad vir­tual para ofre­cer­le a sus poten­cia­les clien­tes la alter­na­ti­va de poder inter­ac­tuar de una mane­ra mucho más rea­lis­ta con aque­llo que desean adqui­rir. En el caso de la arqui­tec­tu­ra, se rea­li­zan remo­de­la­cio­nes com­ple­tas den­tro de un lugar sabien­do de for­ma exac­ta cómo que­da­rá una casa des­de sus aden­tros con todos los cam­bios de cons­truc­ción y has­ta de deco­ra­ción. Sin dudas, la crea­ti­vi­dad se pue­de poten­ciar de for­mas que jamás ima­gi­na­mos, sin mie­do de arre­pen­tir­nos de hacer gran­des cam­bios en el hogar.

La reali­dad vir­tual no es un ins­tru­men­to tec­no­ló­gi­co efí­me­ro. Lle­gó para que­dar­se y pla­nea cap­tar muchos rubros. No es un recur­so de difí­cil acce­so y tan solo con unas gafas y un smartp­ho­ne podés dis­fru­tar de una expe­rien­cia inmer­si­va y dife­ren­te. Enton­ces, ¿qué espe­rás para pro­bar­lo?

5 Apps para sacarle provecho a tus gafas VR, ¡probalas!

· Card­board: car­ga el visor de reali­dad vir­tual a tu smartp­ho­ne.

· Full­di­ve: per­mi­te nave­gar por inter­net en un ángu­lo com­ple­ta­men­te envol­ven­te.

· VR Fan­tasy: jue­go ambien­ta­do en una anti­gua for­ta­le­za mági­ca para resol­ver puzz­les.

· Expe­di­cio­nes: para via­jar vir­tual­men­te por todo el mun­do.

· Pro­ton Pul­se: nave­gar den­tro de una célu­la del cuer­po humano es posi­ble con este jue­go.

¿Sabías que con las gafas VR podés supe­rar tus fobias? Algu­nos psi­quia­tras de los Esta­dos Uni­dos rea­li­zan tra­ta­mien­tos bajo un ambien­te moni­to­rea­do que ayu­da a con­tro­lar los mie­dos de los pacien­tes y poner en prác­ti­ca algu­nas solu­cio­nes.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here