Es el arte de cultivar árboles y plantas, reduciendo su tamaño mediante diferentes técnicas, modelando su forma para crear una hermosa pieza de arte viviente, dándole a tu hogar un estilo único.

Aun­que es un arte asiá­ti­co, estu­dia­do y re nado duran­te muchos siglos, usted es total­men­te capaz de cul­ti­var uno por sí mis­mo. Sin embar­go es reco­men­da­ble que esco­ja entre las espe­cies arbó­reas ade­cua­das para su entorno y así poder cui­dar­lo sin mayo­res con­tra­tiem­pos.
Cul­ti­vo y cre­ci­mien­to de los árbo­les
El pri­mer paso es adqui­rir un árbol; una opción pue­de ser median­te la com­pra de un pre-Bon­sái y otra pue­de ser uti­li­zan­do una de las varias téc­ni­cas de for­ma­ción posi­bles. Una apues­ta segu­ra es selec­cio­nar una espe­cie autóc­to­na.
Téc­ni­cas de mode­la­do y esti­lo
Esta es la par­te crea­ti­va del cul­ti­vo de Bon­sai, así como la par­te más com­pli­ca­da. La poda es cru­cial para man­te­ner los árbo­les minia­tu­ri­za­dos, así como para dar­les for­ma. El invierno y prin­ci­pio de la pri­ma­ve­ra son las esta­cio­nes más ade­cua­das para pro­ce­der a la poda impor­tan­te. Una rama debe­rá ser eli­mi­na­da:
· Si dos ramas nacen a la mis­ma altu­ra del árbol, con­ser­va una de ellas y eli­mi­na la otra.
· Si tie­ne giros y vuel­tas anti­na­tu­ra­les.
· Si son des­pro­por­cio­na­da­men­te grue­sas, sobre todo en la copa del árbol.
Otra téc­ni­ca impor­tan­te es el alam­bra­do. El alam­bre de alu­mi­nio anodi­za­do debe enro­llar­se cui­da­do­sa­men­te alre­de­dor de las ramas para hacer posi­ble su dobla­do y así for­mar­las. Pue­de rea­li­zar­se duran­te todo el año aun­que una épo­ca más ade­cua­da es duran­te el invierno.
Cui­da­do y man­te­ni­mien­to
Cada espe­cie de árbol tie­ne pau­tas de cui­da­dos espe­cí cos. La elec­ción de la mez­cla de sue­lo ade­cua­da y el tras­plan­te regu­lar es cru­cial para man­te­ner el árbol
sano. Una regla impor­tan­te para el rie­go es saber espe­cí­fi­ca­men­te cuán­ta agua nece­si­tan sus Bon­sáis de deter­mi­na­das espe­cies. La fer­ti­li­za­ción es otro pun­to impor­tan­te a tener en cuen­ta, hacer­lo regu­lar­men­te duran­te la esta­ción de cre­ci­mien­to del árbol es cla­ve para man­te­ner­los salu­da­bles.
Si ud man­tie­ne un estric­to con­trol del agua, el cli­ma y la tie­rra ten­drá lo más impor­tan­te, un árbol sano que es impres­cin­di­ble para dar­le for­ma y lle­nar de vida su hogar.