El método de orden que te ayuda a ser feliz. Su creadora Hideko Yamashita nos enseña a limpiar nuestras casas despojándonos de lo que no es valioso para nosotros para encontrar el buen humor y la felicidad.

Más que una sim­ple idea es un méto­do, una herra­mien­ta inclu­so has­ta un modo de vida que tie­ne como obje­ti­vo ayu­dar a que nos conoz­ca­mos mejor a noso­tros mis­mos y, de esa mane­ra, logre­mos ser más feli­ces.
“Al poner orden las cosas de la casa, pone­mos orden tam­bién, las cosas del cora­zón. Es una for­ma de recu­pe­rar y man­te­ner el buen humor en nues­tra vida”. Sí, se ase­me­ja al tér­mino de orde­nar o lim­piar la casa, pero va mucho más allá de este accio­nar, ya que, al rea­li­zar el “Dan-sha-ri” el foco se pone en uno mis­mo y no en los obje­tos en sí. Se bus­ca apren­der a des­ape­gar­se de lo inne­ce­sa­rio, inapro­pia­do e incó­mo­do y con­ser­var úni­ca­men­te lo que es valio­so y nece­sa­rio para uno, lo que pode­mos uti­li­zar en el momen­to pre­sen­te. Se deja de lado el con­cep­to de des­per­di­cio o apro­ve­cha­mien­to y se des­pla­zan por la pre­gun­ta, ¿esto es valio­so para mí en este momen­to?

 
Los tér­mi­nos pro­vie­nen del yoga, la prác­ti­ca que guió a Yamas­hi­ta a cons­truir esta meto­do­lo­gía. “Dan” (dan­ko) sig­ni­fi­ca cerrar el paso a las cosas inne­ce­sa­rias que tra­tan de entrar en nues­tra vida. “Sha” (sha­ko) impli­ca la acción de tirar los tras­tos que inun­dan nues­tras casas, ven­der o rega­lar cosas. Y de estas dos accio­nes se deri­va el “Ri” (riko), un esta­do don­de nos ale­ja­mos de los ape­gos, nos cono­ce­mos y que­re­mos a noso­tros mis­mos y vivi­mos sin res­tric­cio­nes en un ambien­te rela­ja­do. “Solo con­ser­va­re­mos las cosas nece­sa­rias y apro­pia­das para noso­tros, cosas con un sen­ti­do y una exis­ten­cia jus­ti­fi­ca­da por su uso”.
No es fácil, expli­ca su pre­cur­so­ra en el libro titu­la­do “Dan-sha-ri: Orde­na tu vida”. Es un ejer­ci­cio que cues­ta, que tie­ne dis­tin­tas eta­pas. Pero que gene­ra un resul­ta­do en lo visi­ble que se tras­la­da inme­dia­ta­men­te a lo “invi­si­ble”; es decir, que gene­ra un cam­bio de con­cien­cia y de sen­ti­mien­tos en la per­so­na que lo prac­ti­ca.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Tener con­cien­cia de la can­ti­dad y cali­dad de obje­tos que tene­mos en nues­tra casa, poder des­ape­gar­nos de lo que “una vez fue­ron” o lo que “podrían lle­gar a ser”, lograr des­ape­gar­nos de lo que no es útil ni nece­sa­rio… todo eso gene­ra cam­bios no solo en la esté­ti­ca de nues­tros espa­cios, sino en nues­tro humor e inclu­so en muchos otros ámbi­tos de nues­tra vida.