Su principal objetivo es ofrecer una alternativa ecológica y saludable frente al modelo alimenticio actual, y un oasis natural en medio de la ciudad.

Las huer­tas se están inser­tan­do cada vez más en las vivien­das, gra­cias a la cre­cien­te con­cien­cia de una gas­tro­no­mía salu­da­ble, eco­nó­mi­ca y libre de agro­tó­xi­cos. Apo­yan­do esta ten­den­cia eco­ló­gi­ca y muy posi­ti­va para la salud, IKEA lan­zó un pro­duc­to lla­ma­do “The Grow­room”. Se tra­ta de una estruc­tu­ra esfé­ri­ca que per­mi­te a las per­so­nas plan­tar su pro­pia comi­da de una mane­ra sus­ten­ta­ble y cuyos pla­nes de cons­truc­ción se encuen­tra de mane­ra gra­tui­ta en Inter­net.

 
Dise­ña­do por Space10, un estu­dio interno de la empre­sa, la estruc­tu­ra pue­de ser levan­ta­da uti­li­zan­do solo un mar­ti­llo. 17 plan­chas de made­ra con­tra­cha­pa­da y una máqui­na fre­sa­do­ra. Este nue­vo pro­yec­to se con­ci­be como una alter­na­ti­va eco­ló­gi­ca fren­te al mode­lo ali­men­ti­cio actual y pre­ten­de que se cons­tru­ya de mane­ra sen­ci­lla e intui­ti­va. La esfe­ra está pre­pa­ra­da de for­ma que ase­gu­re la lle­ga­da de agua y luz a cada nivel de vege­ta­ción.

 
“La agri­cul­tu­ra tra­di­cio­nal nece­si­ta mucho espa­cio para desa­rro­llar­se, pero The Grow­room ocu­pa un lugar mucho menor ya que se plan­tea de mane­ra ver­ti­cal”, expli­ca Space10. “Ade­más, The Grow­room bus­ca ofre­cer un peque­ño oasis o pau­sa en medio de una socie­dad que fun­cio­na a gran velo­ci­dad, y per­mi­te a las per­so­nas conec­tar­se con la natu­ra­le­za; reci­bien­do los aro­mas y sabo­res de las abun­dan­tes hier­bas y plan­tas que lo com­po­nen”.