Todo empe­zó cuan­do sien­do chi­ca mis padres me rega­la­ron un libro de Eco­lo­gía para niños, algo en mí se des­per­tó y casi sin dar­me cuen­ta me vol­ví cons­cien­te de cómo mis acti­vi­da­des dia­rias tenían mucho que ver con el entorno natu­ral. Apren­dí a pres­tar aten­ción al uso que hacía­mos de los recur­sos y a cui­dar­los.

Más ade­lan­te encon­tré mi pasión por el Dise­ño de Inte­rio­res y natu­ral­men­te se fusio­na­ron estas dos fuer­zas den­tro mío, irre­fre­na­bles, para con­ver­tir los espa­cios que se me pre­sen­ta­ban, en ambien­tes lle­nos de sen­ti­do para sus mora­do­res y a su vez, com­pa­ñe­ros del medio que los rodea y per­mi­te su exis­ten­cia.

Entien­do que natu­ra­le­za y seres huma­nos somos un equi­po que, tra­ba­jan­do jun­tos, logra resul­ta­dos mara­vi­llo­sa­men­te bene­fi­cio­sos para ambas par­tes.

Así he ido desa­rro­llan­do el Inte­rio­ris­mo Sus­ten­ta­ble des­de mi tra­ba­jo dia­rio. Entien­do que natu­ra­le­za y seres huma­nos somos un equi­po que, tra­ba­jan­do jun­tos, logra resul­ta­dos mara­vi­llo­sa­men­te bene­fi­cio­sos para ambas par­tes. De ahí sos­ten­go que el prin­ci­pio fun­da­men­tal del inte­rio­ris­mo sus­ten­ta­ble es el dise­ño cons­cien­te. Pode­mos lle­nar nues­tros espa­cios de sen­ci­lla ele­gan­cia, cali­dez y con­fort; redu­cien­do al míni­mo nues­tro impac­to en  el pla­ne­ta.

Si apren­de­mos cómo orien­tar nues­tras casas para que el sol las enti­bie en invierno y no las calien­te en verano, menos recur­sos nece­si­ta­re­mos para estar a gus­to den­tro de ellas. Y más aún, podre­mos maxi­mi­zar el uso de luz natu­ral en cada espa­cio de la casa, redu­ciendo el con­su­mo de ener­gía para ilu­mi­na­ción. Cuan­do la luz arti­fi­cial se hace nece­sa­ria, pode­mos apro­ve­char la tec­no­lo­gía LED dis­po­ni­ble, de bají­si­mo con­su­mo ener­gé­ti­co, para gene­rar atmós­fe­ras espec­ta­cu­la­res.

Se tra­ta de ele­gir aten­ta y cari­ño­sa­men­te cada ele­men­to que com­po­ne nues­tros inte­rio­res: de con­su­mir menos cosas, de incor­po­rar lo estric­ta­men­te nece­sa­rio para desa­rro­llar nues­tras acti­vi­da­des dia­rias cómo­da­men­te, de recu­pe­rar y apro­ve­char lo ya exis­ten­te, y de incluir ele­men­tos ple­nos de sig­ni­fi­ca­do para cada uno.”

Eli­gien­do mate­ria­les natu­ra­les como la made­ra para hacer nues­tros mue­bles, estos serán más dura­de­ros e inclu­so se vol­ve­rán más bellos a medi­da que enve­jez­can. Y aún meno­res serán los cos­tos y  la hue­lla eco­ló­gi­ca que deja­re­mos para cons­truir­los si uti­li­za­mos made­ras de ori­gen local.

 

Las telas natu­ra­les, como por ejem­plo el lino, usa­das en cor­ti­nas serán gran­des alia­das a la hora de con­ser­var el calor de nues­tros ambien­tes. Y usa­das en tapi­za­dos o fun­das, dis­fru­ta­re­mos de su adap­ta­bi­li­dad a la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral (lo sen­ti­re­mos fres­co en verano y cáli­do en invierno), su pH neu­tro evi­ta­rá daños en nues­tra piel, con el tiem­po gana­rá ama­ble sua­vi­dad y nos entre­ga­rá sus tan carac­te­rís­ti­cas arru­gas,  en tan­to que no daña­rá su entorno si lo des­car­ta­mos algu­na vez.

Si con­tra­ta­mos manos loca­les para tallar nues­tros mue­bles y ador­nos, no sólo habrá una his­to­ria detrás de cada pie­za, genui­na, sino que tam­bién habre­mos ayu­da­do a nues­tra eco­no­mía a cre­cer dig­na­men­te y lle­na de valor.

Se tra­ta de ele­gir aten­ta y cari­ño­sa­men­te cada ele­men­to que com­po­ne nues­tros inte­rio­res: de con­su­mir menos cosas, de incor­po­rar lo estric­ta­men­te nece­sa­rio para desa­rro­llar nues­tras acti­vi­da­des dia­rias cómo­da­men­te, de recu­pe­rar y apro­ve­char lo ya exis­ten­te, y de incluir ele­men­tos ple­nos de sig­ni­fi­ca­do para cada uno. Los ambien­tes así con­ce­bi­dos son autén­ti­cos y encan­ta­do­res, devuel­ven a sus due­ños una increí­ble sen­sa­ción de paz y armo­nía, y los cos­tos de su arma­do y man­te­ni­mien­to son sor­pren­den­te­men­te más bajos.

Pen­se­mos quié­nes somos y hacia dón­de vamos. La natu­ra­le­za, sabia y desafian­te a la vez, en su gene­ro­si­dad tes­tea nues­tra gra­ti­tud y pru­den­cia: nos da todo, depen­de de noso­tros hacer uso dis­cre­to y res­pe­tuo­so de lo que ella brin­da.

Por Lau­ra de Gre­go­rio · Ambien­te Pro­pio

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here