La sala de con­cier­tos de Ham­bur­go se lla­ma Elbp­hil­har­mo­nie, tie­ne capa­ci­dad para 2100 per­so­nas y cos­tó más de U$ 843 millo­nes. Los arqui­tec­tos sui­zos Jac­ques Her­zog y Pie­rre de Meu­ron, cono­ci­dos por dise­ñar el Tate Modern de Lon­dres o el esta­dio olím­pi­co de Pekín, unie­ron fuer­zas con el téc­ni­co acús­ti­co japo­nés Yasuhi­sa Toyo­ta, y jun­tos usa­ron algo­rit­mos para crear los 10.000 pane­les acús­ti­cos del audi­to­rio.

Hecho con fibra de yeso, cada panel con­tie­ne un millón de “cel­das” que ali­nean los techos, muros y balaus­tra­das del audi­to­rio cen­tral. Cuan­do las ondas sono­ras alcan­zan estos pane­les, las “cel­das” ayu­dan a dar for­ma al soni­do, absor­bien­do las ondas o hacién­do­las rever­be­rar por la sala. No hay dos pane­les que absor­ban o expan­dan las ondas sono­ras de la mis­ma mane­ra, pero jun­tas crean un soni­do per­fec­ta­men­te equi­li­bra­do que se pue­de oír des­de cada esqui­na del audi­to­rio.

Esta inge­nio­sa obra de inge­nie­ría acús­ti­ca se com­ple­men­ta con una facha­da igual­men­te asom­bro­sa, que se alza sobre el río Elba, sien­do el edi­fi­cio más alto de la ciu­dad. El teja­do está dise­ña­do para imi­tar la for­ma de las olas, y está cubier­to de len­te­jue­las gigan­tes. Los muros tie­nen 100 pane­les de hoja de vidrio que cam­bian de color con la luz. Todo esto for­ma un boni­to tes­ta­men­to para la músi­ca y la arqui­tec­tu­ra, en la ciu­dad don­de nacie­ron Brahms y Men­dels­honn.

Arquitectura árabe

Techos de mezquitas

Cuan­do habla­mos de arqui­tec­tu­ra ára­be dis­tin­gui­mos esti­los artís­ti­cos pro­pios de la cul­tu­ra islá­mi­ca, des­de los tiem­pos de Maho­ma has­ta nues­tros días. Se des­ta­can las mez­qui­tas, tum­bas, pala­cios y fuer­tes, así como baños públi­cos y fuen­tes. El máxi­mo expo­nen­te de este esti­lo es el Taj Mahal, cons­trui­do en el Siglo XV por un empe­ra­dor musul­mán.

Se dice que la colum­na, el arco y la cúpu­la son la “San­tí­si­ma Tri­ni­dad” de la arqui­tec­tu­ra islá­mi­ca, ya que las tres jun­tas son carac­te­rís­ti­cas que le dan su par­ti­cu­lar belle­za y ori­gi­na­li­dad. En este caso, nos con­cen­tra­re­mos en los techos que deco­ran el inte­rior de las cúpu­las de las mez­qui­tas. El uso de colo­ri­dos patro­nes con ángu­los geo­mé­tri­cos y espi­ra­les nos evo­ca a los intri­ca­dos man­da­las del arte budis­ta.

Jóvenes arquitectos

Ma Yan­song. Este peki­nés naci­do en 1975 es el fun­da­dor de MAD archi­tects, una fir­ma que se atre­ve a crear ondu­lan­tes, futu­rís­ti­cos e intré­pi­dos dise­ños, como las colum­nas tor­ci­das de las Abso­lut Towers, un com­ple­jo resi­den­cial empla­za­do en Mis­sis­sau­ga, Cana­dá, o el cen­tro de nego­cios Chao­yang Park Pla­za, en Bei­jing.

Bjar­ke Ingels. Este famo­so danés es el genio crea­ti­vo de su fir­ma glo­bal BIG (Bjar­ke Ingels Group), que fusio­na la fun­cio­na­li­dad y el prag­ma­tis­mo eco­ló­gi­co de los escan­di­na­vos con diver­ti­das for­mas y ras­gos ines­pe­ra­dos, como las nue­vas ofi­ci­nas de Goo­gle en Char­les­ton East, o la esta­ción de poli­cía 40 de Nue­va York.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here