Nueva alternativa para aventureros.

Los “micro-hote­les” sur­gen en Japón por la nece­si­dad de alber­gar tran­si­to­ria­men­te a los resi­den­tes para pasar la noche en la ciu­dad lue­go de una lar­ga jor­na­da labo­ral sin nece­si­dad de vol­ver a casa. Tam­bién inven­ta­ron los “hote­les cáp­su­la” de alqui­ler por hora para tan sólo tomar una sies­ta. El con­cep­to muta y se per­fec­cio­na tan­to en Japón como New York con un esque­ma mul­ti­fun­cio­nal, don­de su esen­cia prin­ci­pal con­sis­te en peque­ñas habi­ta­cio­nes con todas las como­di­da­des tec­no­ló­gi­cas y un exqui­si­to dise­ño moderno; y por otro lado, espa­cios comu­nes más amplios y colo­ri­dos, con plu­ra­li­dad de fun­cio­nes, ideal para socia­li­zar entre via­je­ros. Con este prin­ci­pio, los micro-hote­les se expan­die­ron por Euro­pa y EEUU a fines de la déca­da ante­rior y hoy pode­mos encon­trar­los en varios des­ti­nos de Lati­noa­mé­ri­ca, inclu­so en Argen­ti­na.

¿Quiénes van a los micro-hoteles?

Los hués­pe­des por exce­len­cia de esta nue­va ten­den­cia de alo­ja­mien­tos son, en su mayo­ría, la gene­ra­ción millen­nials, los cua­les no sue­len per­ma­ne­cer en sus habi­ta­cio­nes más que para dor­mir. Entre ellos des­ta­can los via­je­ros natos y de buen poder eco­nó­mi­co, ya que no sue­len ser hote­les bara­tos, entre­mez­clan­do tan­to razo­nes de nego­cios como pla­cer.

Su principio naturalista

A pesar que los pri­me­ros hote­les se ubi­ca­ron en las gran­des capi­ta­les del mun­do, hoy el con­cep­to está en pro­ce­so de cam­bio, ori­gi­nan­do nue­vos para­dig­mas de alo­ja­mien­to, con una impron­ta natu­ris­ta y ambien­tal­men­te res­pe­tuo­sa, ubi­cán­do­se en luga­res recón­di­tos y con esque­ma aven­tu­re­ro; inclu­so, como ele­men­to de admi­ra­ción y dis­fru­te de la natu­ra­le­za. Estos últi­mos sue­len estar cons­trui­dos con los mis­mos mate­ria­les de la zona con la idea de mime­ti­zar en el entorno y res­pe­tar­lo. Mien­tras que otros, uti­li­zan­do mate­ria­les sin­té­ti­cos como el plás­ti­co, bus­can eli­mi­nar la sen­sa­ción de encie­rro emplean­do trans­pa­ren­cias y aumen­tan­do la rela­ción direc­ta con el con­tex­to, sin dejar de pro­veer pro­tec­ción al via­je­ro. Para ambos casos, todas las ener­gías uti­li­za­das -o la mayo­ría- pro­vie­nen de fuen­tes reno­va­bles e inclu­so, poseen sis­te­mas de reci­cla­je y reuti­li­za­ción de aguas de llu­vias y resi­dua­les, brin­dan­do al via­je­ro una expe­rien­cia de puri­fi­ca­ción espi­ri­tual y res­pe­to al medio ambien­te, logran­do una rela­ción más pro­fun­da con lo natu­ral.

Los mejores micro-hoteles del mundo

Den­tro del esti­lo men­cio­na­do, los 5 micro-hote­les más des­ta­ca­bles e impac­tan­tes por inno­va­ción y entorno son: “Attrap’Reves”, con habi­ta­cio­nes ‘bur­bu­ja’, ubi­ca­do en Fran­cia; caba­ñas mini­ma­lis­tas “Juvet”, de made­ra y vidrio, Norue­ga; iglús acris­ta­la­dos Kaks­laut­ta­nen, Fin­lan­dia; las espec­ta­cu­la­res cáp­su­las vidria­das del “Sky­lod­ge Adven­tu­re Sui­tes”, ubi­ca­das en Cus­co, Perú; y el increí­ble “Tree Hotel” u hotel del árbol, con 7 “casi­tas” de dis­tin­tos dise­ña­do­res repar­ti­das por un bos­que del nor­te de Sue­cia. Espe­ro que mis pala­bras te hayan ins­pi­ra­do para ele­gir tu pró­xi­mo des­tino y oja­lá pue­das cono­cer, dis­fru­tar y apren­der de estos y otros tan­tos hote­les que día a día se van suman­do a una nue­va ten­den­cia que, sobre todo, apues­ta por el res­pe­to natu­ral y social.

JUVET, FRANCIA

Juvet-Landscape-Hotel-Noruegafoto_9040_650xA

Kakslauttanen, Finlandia

 
maxresdefault (1)
 

Tree Hotel Suecia

treehotel-cabin