Dal­vian comu­ni­ca una serie de reco­men­da­cio­nes para evi­tar la pro­ble­má­ti­ca por derra­mes de agua. Los con­ti­nuos derra­mes son oca­sio­na­dos por el rie­go de asper­sión en los espa­cios ver­des de vere­das de los domi­ci­lios y por el esta­do de aban­dono o fal­ta de man­te­ni­mien­to que pre­sen­tan gran can­ti­dad de jar­di­nes. Esto gene­ra un gran daño eco­ló­gi­co.

Ade­más del impac­to que la pér­di­da de este recur­so gene­ra en el medio ambien­te, la dis­per­sión de agua dete­rio­ra la infra­es­truc­tu­ra (cor­do­nes, ban­qui­nas y cal­za­das). Estos daños, en un futu­ro repre­sen­ta­rán la repa­ra­ción y el cobro a cada uno de los fren­tis­tas.

Por estos moti­vos, el con­su­mo de agua para rie­go debe rea­li­zar­se de mane­ra cons­cien­te y siguien­do una pla­ni­fi­ca­ción que per­mi­ta el menor impac­to en el medio ambien­te y la infra­es­truc­tu­ra del com­ple­jo resi­den­cial.

Cum­plien­do los siguien­tes requi­si­tos pode­mos cui­dar el agua entre todos:

· Sis­te­ma de rie­go:

No pue­de estar conec­ta­do de mane­ra direc­ta a la red madre de agua.

Todas las vivien­das deben poseer cis­ter­na para el agua de rie­go.

Aque­llas pro­pie­da­des que no tie­nen cis­ter­na de alma­ce­na­je de agua para rie­go, deben con­tar con regu­la­dor de pre­sión en el sis­te­ma de rie­go, para evi­tar las varia­cio­nes de pre­sión de agua, dife­ren­cias que pro­vo­can derra­mes por mal uso de este recur­so vital.

· Jar­dín de vere­da:

Debe estar por lo menos 5cm por deba­jo del nivel del cor­dón y la vere­da. La gran mayo­ría se encuen­tra por enci­ma, lo que pro­du­ce que el cau­dal de agua cai­ga hacia la calle.

Es pre­ci­so que todo el espa­cio ver­de de vere­da posea cana­le­tas peri­me­tra­les para con­te­ner el agua que cae sobre la cal­za­da.

El perí­me­tro debe estar enmar­ca­do con con­ten­cio­nes de hor­mi­gón; don­de no la haya, para evi­tar que el agua que no pue­da ser absor­bi­da por el sue­lo se derra­me por los cos­ta­dos.

Está per­mi­ti­da la ins­ta­la­ción de cés­ped sin­té­ti­co, siem­pre y cuan­do sea de pri­me­ra cali­dad. Se per­mi­te el plan­ta­do de espe­cies “bajo con­su­mo” en lugar de cés­ped. Este tipo de plan­tas no nece­si­tan rie­go por asper­sión, se rie­gan por goteo, lo que con­lle­va un gran bene­fi­cio des­de el pun­to de vis­ta de la sus­ten­ta­bi­li­dad.

La tie­rra debe estar per­ma­nen­te­men­te airea­da para evi­tar que se com­pac­te y pier­da capa­ci­dad de absor­ción. Exi­ja a su jar­di­ne­ro esta tarea, for­ma par­te de su tra­ba­jo.

No se acep­ta­rán jar­di­nes en mal esta­do o en esta­do de aban­dono, como se están vien­do des­de hace tiem­po.

· Picos asper­so­res:

Se deben colo­car los de cor­to alcan­ce, a la dis­tan­cia correc­ta entre uno y otro, dicha dis­tan­cia está deter­mi­na­da por el radio que pro­du­ce la asper­sión de cada pico.

Todos los picos asper­so­res deben tener vál­vu­la de reten­ción.

No está per­mi­ti­do ins­ta­lar picos asper­so­res orien­ta­dos des­de la vere­da hacia el cor­dón de la calle.

No se per­mi­ten los picos del tipo rota­ti­vos en los espa­cios ver­des de vere­da.

Se deben res­pe­tar los hora­rios y los tiem­pos de pro­gra­ma­ción. Dos veces al día, una vez a las 9h y otra a las 20h. Un pro­gra­ma de tres minu­tos es sufi­cien­te para man­te­ner la hume­dad nece­sa­ria que el cés­ped nece­si­ta.

Regar en hora­rios don­de la radia­ción solar es alta es un des­pro­pó­si­to y una mar­ca­da fal­ta de cri­te­rio ya que en esa fran­ja hora­ria del día es cuan­do se pro­du­ce la mayor eva­po­ra­ción. Es un error pen­sar que a más agua mayor cali­dad del jar­dín.

Les recor­da­mos que los jar­di­nes y rie­gos deben ser dise­ña­dos y man­te­ni­dos por per­so­nal idó­neo. En DOSSA pode­mos brin­dar­le todo el apo­yo que nece­si­te para solu­cio­nar el pro­ble­ma (con­tac­tos con espe­cia­lis­tas, deta­lles téc­ni­cos, ase­so­ra­mien­to per­so­na­li­za­do por par­te de los ins­pec­to­res, etc).

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here