Debi­do a la gran can­ti­dad de per­so­nas no resi­den­tes de Dal­vian que bajo la excu­sa de ser visi­tas de pro­pie­ta­rios deam­bu­lan por calles y hacen uso de acti­vi­da­des exclu­si­vas de los resi­den­tes, Dal­vian reite­ra el cum­pli­mien­to de lo dis­pues­to en el regla­men­to.

Las nor­mas de segu­ri­dad y con­vi­ven­cia del Con­jun­to Resi­den­cial esta­ble­cen res­pec­to de la cir­cu­la­ción y per­ma­nen­cia de visi­tas den­tro del pre­dio, que toda per­so­na no resi­den­te y que no ten­ga fun­cio­nes de ser­vi­cios para la empre­sa o para los pro­pie­ta­rios bajo el régi­men de cre­den­cia­les, no pue­de deam­bu­lar den­tro del con­jun­to; y que las ins­ta­la­cio­nes para prác­ti­cas depor­ti­vas y socia­les son de uso exclu­si­vo de resi­den­tes legí­ti­mos.

Asi­mis­mo con­vo­ca a los resi­den­tes y pro­pie­ta­rios a res­trin­gir y con­tro­lar los movi­mien­tos de sus invi­ta­dos de modo de sim­pli­fi­car la tarea de con­trol que efec­túa la guar­dia. Del mis­mo modo, les soli­ci­ta que reali­cen la actua­li­za­ción de los datos de los inte­gran­tes de cada vivien­da.

Es usual reci­bir recla­mos de pro­pie­ta­rios que iden­ti­fi­can a per­so­nas que no per­te­ne­cen al Com­ple­jo Resi­den­cial y que sin embar­go deam­bu­lan por él sin obje­ti­vo de visi­tar una vivien­da con­cre­ta. Cuan­do se los iden­ti­fi­ca alu­den a que son invi­ta­dos de un pro­pie­ta­rio y este ase­gu­ra que es per­so­na de su con­fian­za, vul­ne­ran­do la Segu­ri­dad e inquie­tan­do al res­to de los resi­den­tes.

En vir­tud de este incum­pli­mien­to, se infor­ma que la guar­dia inten­si­fi­ca­rá los con­tro­les sobre cual­quier per­so­na que tran­si­te por las calles del com­ple­jo o en el Club Hou­se.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here