Tra­ba­jar en edu­ca­ción es pre­gun­tar­se cada día cómo acom­pa­ñar con ido­nei­dad a las fami­lias en la for­ma­ción de sus hijos.

Diga­mos que no es sen­ci­llo pre­pa­rar­los para un mun­do que nos cues­ta ima­gi­nar. La cien­cia y la tec­no­lo­gía nos han demos­tra­do en las últi­mas déca­das de qué mane­ra se pue­de trans­for­mar radi­cal­men­te nues­tro modo de tra­ba­jar, de comu­ni­car­nos, de entre­te­ner­nos, de “ense­ñar” y de “apren­der”.

Nos que­da mucho más por ver y, cier­ta­men­te, no sabe­mos cómo “luci­rá” ese futu­ro. Lo cier­to es que el domi­nio de deter­mi­na­das capa­ci­da­des o habi­li­da­des van a ser fun­da­men­ta­les para adap­tar­se a él.

Por eso, des­de el Cole­gio pro­cu­ra­mos crear con­tex­tos de apren­di­za­je que pon­gan en acción la crea­ti­vi­dad, la auto­no­mía, la comu­ni­ca­ción, el jui­cio crí­ti­co, el apren­di­za­je cola­bo­ra­ti­vo y el tra­ba­jo en equi­po.

Sin duda, los Pro­gra­mas Inter­na­cio­na­les que están inte­gra­dos a nues­tro Plan de Estu­dios des­de hace más de vein­te años, han teni­do una inci­den­cia muy fuer­te en el tra­ba­jo por com­pe­ten­cias. Tam­bién en una visión inter­dis­ci­pli­na­ria y mul­ti­cul­tu­ral.

Cuan­do habla­mos de con­tex­tos de apren­di­za­je, no nos limi­ta­mos al aula. Enten­de­mos que el Depor­te, el Tea­tro, el lide­raz­go pro­mo­vi­do a tra­vés de las “Hou­ses”, los pro­yec­tos soli­da­rios, los via­jes y las sali­das son ins­tan­cias pri­vi­le­gia­das don­de se ponen en jue­go las com­pe­ten­cias, el ser y el hacer con otros.

Sabe­mos que nues­tros alum­nos pue­den olvi­dar gran par­te de lo que estu­dian y sin difi­cul­tad, vol­ver a estu­diar­lo. Pero lo que es imbo­rra­ble, sin duda, es la expe­rien­cia de los pro­yec­tos com­par­ti­dos con docen­tes o com­pa­ñe­ros y la satis­fac­ción per­so­nal del esfuer­zo y el logro. O como lo sin­te­ti­za­mos en San Andrés: “Lo que vivís aquí, lo lle­vás por siem­pre.”