De mayo a septiembre, antes de que comience la temporada de lluvias hay menos turistas, es más fácil conseguir excursiones y acceder a los servicios de transporte, compras, restaurantes o paradores a lo largo del viaje. En estos meses las precipitaciones se reducen notablemente y nos permite transitar caminos que durante la temporada de lluvia resultan inaccesibles.

TAFÍ DEL VALLE
Pueblo de entrada espléndida

Fue lla­ma­da así por sus abo­rí­ge­nes, es uno de los des­ti­nos más para­di­sía­cos que tie­ne Tucu­mán. Los valles reci­ben al visi­tan­te con sus pai­sa­jes ver­des y ocres que cor­tan el azul del cie­lo, con un dique en el que se refle­ja el sol y con cami­nos de tie­rra que dan tes­ti­mo­nio de años de his­to­ria de nues­tro que­ri­do país.

LAGUNA DE LOS POZUELOS
Un oasis en el corazón de Jujuy

Ubi­ca­da entre las loca­li­da­des de Rin­co­na­da, Lagu­ni­llas, Yos­ca­ba, Cie­ne­gui­llas y Pozue­los; este monu­men­to natu­ral cuen­ta con una increí­ble super cie de 15.000 hec­tá­reas. La lagu­na cons­ti­tu­ye uno de los hume­da­les más impor­tan­tes a nivel inter­na­cio­nal, con gran pre­sen­cia de amen­cos y vida acuá­ti­ca.

TERMAS DE RÍO HONDO
Una mixtura de salud y placer

Un enor­me spa natu­ral empla­za­do en las cos­tas del Río Dul­ce, por la Ruta Nacio­nal No 9 en la pro­vin­cia de San­tia­go del Este­ro. Sus incom­pa­ra­bles y salu­da­bles aguas bro­tan en su terri­to­rio atra­yen­do in nidad de visi­tan­tes con su pro­pues­ta de turis­mo salud. Es el per­fec­to lugar para des­can­sar y revi­ta­li­zar­se.

TALAMPAYA
Una belleza inmortal

Si deci­de reco­rrer el nor­te argen­tino no pue­de dejar de pasar por La Rio­ja sin visi­tar la Ciu­dad Per­di­da y el Cañón Arcoi­ris, unas de las excur­sio­nes pre­fe­ri­das den­tro del par­que nacio­nal. Aquí nos encon­tra­re­mos fren­te a un frá­gil mun­do de escul­tu­ras de are­na que sobre­vi­ve el paso del tiem­po.

Hay tan­tos pai­sa­jes y sitios para reco­rrer que una sola nota no alcan­za­ría para des­cri­bir todas sus belle­zas. Des­cu­brir cada rin­cón de sus para­jes, corre por su cuen­ta. Apro­ve­che esta tem­po­ra­da oto­ño-invierno para des­lum­brar­se ante el impo­nen­te nor­te.