Te pre­sen­ta­mos a Lau­ra Inno­cen­ti, des­ta­ca­da depor­tis­ta men­do­ci­na, quién nos cuen­ta su vida en Dal­vian y su pre­sen­te en el ambien­te hípi­co.

Lau­ra ¿Cómo estas? Que­re­mos con­tar a nues­tros veci­nos de Dal­vian algo de tu expe­rien­cia per­so­nal ¿ A que te dedi­cas actual­men­te?

Ter­mi­ne el año pasa­do la carre­ra de Licen­cia­tu­ra en Admi­nis­tra­ción, aún adeu­do algu­nas mate­rias y la tesis asi que no estoy reci­bi­da. Actual­men­te estoy tra­ba­jan­do en dife­ren­tes pro­yec­tos refe­ri­dos a la tenen­cia res­pon­sa­ble ani­mal y vete­ri­na­ria gene­ral.

¿Hace cuán­to sos resi­den­te de Dal­vian?

Soy resi­den­te de Dal­vian des­de que nací, hace 25 años. Vivi toda mi vida has­ta los 15 años en el barrio, lue­go pasé un tiem­po en la Quin­ta Sec­ción, lue­go en Cha­cras de Coria, para final­men­te vol­ver al barrio.

Pero podría decir que toda mi vida siem­pre se situó aquí: mis ami­gos, mi fami­lia y aho­ra mi depor­te, la equi­ta­ción.

¿Qué hacés en tus tiem­pos libres?

En mis tiem­pos libres, que son pocos , los dedi­co a leer y estar con mis caba­llos. Un domin­go per­fec­to ( si es que no ten­go nin­gu­na com­pe­ten­cia) es aga­rrar un buen libro, mi bol­so de mate y bue­na músi­ca e irme a las caba­lle­ri­zas a sol­tar mis Caba­llos y leer mien­tras ellos corre­tean y jue­gan . Siem­pre acom­pa­ña­da de mi her­mo­sa Bea­gle MILA.

Sabe­mos que prac­ti­cás equi­ta­ción ¿Des­de cúan­do lo rea­li­zás? ¿Quié­nes influ­ye­ron en la deci­sión?

Prac­ti­co equi­ta­ción des­de que ten­go 8 años. Mi pasión por los caba­llos vie­ne des­de muy chi­ca, creo que es algo que uno ya trae con­si­go, es como un don, o una vir­tud… es un ele­men­to. Nadie me indu­jo mi amor por los caba­llos, fue algo que sim­ple­men­te vino con­mi­go y sur­gió a par­tir de los 3 años, cuan­do con mi fami­lia vaca­cio­ná­ba­mos en un cam­po ubi­ca­do en Cór­do­ba, mi mamá me con­ta­ba que tenía que cui­dar­me por­que al pri­mer des­cui­do esta­ba den­tro del corral de los caba­llos , me tre­pa­ba de la cola  y asi los mon­ta­ba. En mi fami­lia nadie tuvo rela­ción con el depor­te, ni con los caba­llos, por eso digo que es algo que sim­ple­men­te sur­gió. El depor­te lo cono­cí de casua­li­dad, cuan­do en una escue­la de verano a los 8 años , nos lle­va­ron a pro­bar una cla­se de equi­ta­ción, des­de ese día mi vida cam­bio para siem­pre,  des­de ese momen­to comen­cé este depor­te, que mas que depor­te es un camino , es una for­ma de vida.

¿Qué sen­sa­cio­nes te gene­ra subir­te a un  caba­llo?

La sen­sa­ción a la hora de subir­me a un caba­llo es inex­pli­ca­ble, siem­pre digo que me encan­ta­ría que todas las per­so­nas en el mun­do sien­tan la pasión que sien­to al estar con mi caba­llos. Es una cone­xión úni­ca, es un len­gua­je, una for­ma de expre­sar todos los sen­ti­mien­tos a un ser que es lo mas noble y entre­ga­do que pue­da exis­tir. Es muy limi­ta­do decir que la equi­ta­ción es un depor­te, esto es una for­ma de vivir, que uno eli­ge y que real­men­te lle­na todos los aspec­tos, todos los que hace­mos esto real­men­te no podría­mos vivir sin ellos. Es un depor­te suma­men­te dedi­ca­do, que requie­re muchos sacri­fi­cios, muchí­si­mos. Pero que real­men­te es tan gra­ti­fi­can­te que vale cada segun­do y cada peso inver­ti­do.

¿Cuál es el obje­ti­vo de este pro­yec­to de apren­di­za­je?

Como en cual­quier depor­te la aspi­ra­ción máxi­ma es ser el mayor expo­nen­te del depor­te, par­ti­ci­par en olim­pia­das, jue­gos pan­ame­ri­ca­nos, mun­dia­les, Argen­ti­na estu­vo muy lejos de eso por muchos años, pero este año nues­tro equi­po se lucio en los jue­gos pan­ame­ri­ca­nos, que obtu­vie­ron las meda­lla de pla­ta  y cla­si­fi­ca­ron a las olim­pia­das 2016 de la mano de Matias Alba­rra­cin, Jose Maria Laroc­ca y Luis Bira­ben. Pero repi­to que esto es una for­ma de vida y lo real­men­te gra­ti­fi­can­te es el día a día, el con­tac­to con el caba­llo, el com­pa­ñe­ris­mo y la rela­ción que se gene­ra es úni­ca y depen­de de cada uno y de cada caba­llo.

¿Den­tro de las prue­bas de equi­ta­ción, a quién se eva­lúa? ¿Que cri­te­rios se tie­nen en cuen­ta a la hora de estas prue­bas ecues­tres?

En el Sal­to Ecues­tre, se eva­lúa la per­for­man­ce, es decir no tie­ne que ver con esti­lo o el sal­to del caba­llo en si , sino con el bino­mio que reali­ce la menor can­ti­dad de fal­tas. (Bino­mio es el “equi­po” entre el jinete/amazona y su caba­llo)

Los sal­tos se rea­li­zan de acuer­do a un reco­rri­do rea­li­za­do por un “arma­dor pro­fe­sio­nal”, quien dia­gra­ma y dise­ña un reco­rri­do con dife­ren­tes obs­tácu­los dis­pues­tos de dife­ren­tes mane­ras depen­dien­do las difi­cul­tad, y deter­mi­nan­do un tiem­po espe­ci­fi­co

Las fal­tas se compu­tan de la siguien­te mane­ra.:

Por obs­tácu­lo derri­ba­do se compu­tan 4 fal­tas

Por cada 4 segun­dos de exce­so en el tiem­po espe­ci­fi­co se compu­ta 1 fal­ta

Si el caba­llo se rehu­sa a sal­tar se compu­tan 4 fal­tas, si el caba­llo se rehu­sa­ra 2 veces a sal­tar que­da auto­má­ti­ca­men­te eli­mi­nan­do

Las prue­bas se defi­nen por la menor can­ti­dad de fal­tas en el menor tiem­po posi­ble.

¿De quién depen­de el ren­di­mien­to de un caba­llo?

El sal­to es un depor­te en equi­po, don­de los inte­gran­tes son el jinete/amazona y el caba­llo. El ren­di­mien­to den­tro de la per­for­man­ce depen­de de ambos dos, pero el entre­na­mien­to del caba­llo para que pue­da rea­li­zar una bue­na per­fo­man­ce depen­de pura y exclu­si­va­men­te del jinete/amazona

¿Cómo se entre­na un caba­llo para equi­ta­ción?

El entre­na­mien­to de un caba­llo se rea­li­za todos los días. Cons­ta de 1 o 2 horas dia­rias por caba­llo, depen­dien­do del nivel de com­pe­ten­cia.

El entre­na­mien­to con­sis­te en 3 ins­tan­cias, por un lado el entre­na­mien­to a nivel físi­co del caba­llo, lo que lla­ma­ría­mos su gim­na­sia, por otro lado el adies­tra­mien­to que se refie­re a las téc­ni­cas y la apli­ca­ción de las mis­mas para ense­ñar­le al caba­llo a que tro­te , galo­pe y adquie­ra posi­cio­nes espe­ci­fi­cas , y por últi­mo el entre­na­mien­to en sal­to, que se refie­re al entre­na­mien­to de la per­for­man­ce de com­pe­ten­cia. Todas las ins­tan­cias deben ser supli­das y entre­na­das dia­ria­men­te para obte­ner bue­nos resul­ta­dos.

¿Exis­te el entre­na­mien­to bási­co en  equi­ta­ción? ¿Qué se apren­de?

Por supues­to, como cual­quier otro depor­te exis­ten dife­ren­tes ins­tan­cias y dife­ren­tes nive­les. La equi­ta­ción bási­ca com­pren­de téc­ni­cas y habi­li­da­des para mon­tar un caba­llo, la con­duc­ción del mis­mo, y el esti­lo de mon­ta. A nivel de sal­to tam­bién exis­ten dife­ren­tes ins­tan­cias y nive­les, se comien­za des­de altu­ras muy bajas que van des­de los 60cm en ade­lan­te.

Estas en un nivel de alta com­pe­ten­cia ¿Cuá­les son las prue­bas a esta altu­ra?

Actual­men­te me encuen­tro com­pi­tien­do a nivel pro­vin­cial y a nivel nacio­nal, he repre­sen­ta­do a mi pro­vin­cia en dife­ren­tes pro­vin­cias. Este año comen­cé a com­pe­tir recién a par­tir de junio por­que antes me había que­da­do sin caba­llo de alta com­pe­ten­cia, En junio apa­re­ció PALM BEACH Z, un caba­llo excep­cio­nal , noble y de habi­li­da­des extra­or­di­na­rias para el sal­to que me puso de nue­vo a com­pe­tir, des­de enton­ces hemos par­ti­ci­pa­do en La Pam­pa ( don­de que­da­mos Cam­peo­nes), Cór­do­ba ( cla­si­fi­ca­mos en 8vo lugar den­tro de 80 par­ti­ci­pan­tes) , San Juan  (obtu­vi­mos el 3er pues­to) y a nivel pro­vin­cial en dife­ren­tes cen­tros Ecues­tres , obte­nien­do siem­pre exce­len­tes resul­ta­dos ( ubi­ca­da siem­pre entre los pri­me­ros luga­res.

¿Cuá­les son tus pró­xi­mas par­ti­ci­pa­cio­nes en la acti­vi­dad?

Pró­xi­ma­men­te esta­re­mos com­pi­tien­do para obte­ner un lugar den­tro de la final nacio­nal, como asi tam­bién la final del cam­peo­na­to pro­vin­cial que se dispu­tara den­tro de las ins­ta­la­cio­nes de Dal­vian. Una vez dispu­tada la final pro­vin­cial, nos tras­la­da­re­mos a Bue­nos Aires don­de nos espe­ran 3 sema­nas de com­pe­ten­cias Nacio­na­les con par­ti­ci­pa­ción de todas las pro­vin­cias

¿Tus prác­ti­cas las lle­vás a cabo en la escue­la de equi­ta­ción en Dal­vian? ¿Des­de cuán­do?

Entreno dia­ria­men­te de lunes a sába­do  en las ins­ta­la­cio­nes de Dal­vian , es exce­len­te poder con­tar con una caba­lle­ri­za tan cer­ca de mi casa, que me per­mi­te estar en con­tac­to per­ma­nen­te con mis caba­llos, ade­más del lugar excep­cio­nal y la vis­ta increí­ble.

La equi­ta­ción más que un depor­te es una for­ma, un esti­lo de vida. No es un depor­te al cual uno lle­ga de casua­li­dad,  sim­ple­men­te es una vir­tud que nace des­de aden­tro, la cone­xión con el caba­llo es fun­da­men­tal, y es úni­ca. Es impre­sio­nan­te como uno lle­ga a estar tan conec­ta­do que no se nece­si­ta de pala­bras,  la cone­xión se lle­ga a tal pun­to que uno ya sabe con solo mirar su caba­llo , que esta pen­san­do , que va a hacer , como va a reac­cio­nar.  Lo mis­mo suce­de con ellos, son seres espe­cia­les que sin dudas tie­ne un sex­to sen­ti­do, no es en vano las teo­rías que expli­can la sen­si­bi­li­dad de los caba­llos, son seres úni­cos, mági­cos, que real­men­te trans­for­man y com­ple­tan la vida de cual­quier per­so­na que este dis­pues­ta a entre­gar­les un poco de amor , cari­ño, con­fian­za…. Y algu­nos terron­ci­tos de azú­car.