la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na se la pue­de defi­nir de muchas mane­ras pero pode­mos resu­mir que son accio­nes que pro­mue­ven el desa­rro­llo de la ciu­da­da­nía. Al per­te­ne­cer se mejo­ra el gru­po al cual se per­te­ne­ce. Par­ti­ci­par es ser, tener, estar y tomar par­te en todas las cues­tio­nes rele­van­tes rela­ti­vas al bien­es­tar gru­pal y a la comu­ni­dad.

El ambien­te que rodea a una per­so­na influ­ye en su con­duc­ta, en su for­ma de pen­sar, sen­tir y actuar. Así, en una socie­dad, las per­so­nas se sien­ten com­pro­me­ti­das a par­ti­ci­par, a actuar para bien pro­pio y de toda la socie­dad. Por ende con la acti­tud, el tac­to, la cor­te­sía entre veci­nos -o la “polí­ti­ca de bue­na vecin­dad”, como decían nues­tros ances­tros, en don­de no hacía fal­ta de un ter­ce­ro para resol­ver peque­ños incon­ve­nien­tes coti­dia­nos- pode­mos con­se­guir un ambien­te veci­nal en el cual no exis­tan los pro­ble­mas de con­vi­ven­cia y en el que ante cual­quier difi­cul­tad, sea­mos capa­ces, todos jun­tos, de apor­tar ele­men­tos cons­truc­ti­vos y de encon­trar una exce­len­te solu­ción, ante­po­nien­do el bien común fren­te al par­ti­cu­lar. Así lo deman­da la lógi­ca: que unos apor­ten lo nece­sa­rio, para que otros se vean favo­re­ci­dos. Esto impli­ca vol­ver a prin­ci­pios bási­cos, como la volun­tad, el res­pe­to y el diá­lo­go en igual­dad, diri­gi­dos a gene­rar un “Ambien­te Posi­ti­vo”.

¿Somos lo sufi­cien­te­men­te adul­tos como para lle­var una rela­ción social? Pode­mos enca­rar situa­cio­nes moles­tas para noso­tros y hablar res­pe­tuo­sa­men­te con nues­tros veci­nos de lo que nos alte­ra. ¿Nos plan­tea­mos que tam­bién cau­sa­mos moles­tias que nues­tros veci­nos tole­ran? ¿O sim­ple­men­te vamos, denun­cia­mos, acu­sa­mos y per­ma­ne­ce­mos en el ano­ni­ma­to?

En pri­mer lugar, debe­mos tra­tar de revi­sar nues­tra posi­ción actual. Aun­que en gene­ral, sea cier­to que todos, de un modo u otro nos resis­ti­mos a per­der, ante­po­nien­do en el momen­to de nego­ciar nues­tros pro­pios intere­ses, tam­bién  nos plan­tea­mos cam­biar de opi­nión ante una visión com­pren­si­ble, siem­pre y cuan­do, esta sea razo­na­ble­men­te expli­ca­da y argu­men­ta­da. ¿Por qué, a veces cons­cien­te o incons­cien­te­men­te, evi­ta­mos el diá­lo­go; mal­edu­ca­da­men­te inte­rrum­pi­mos y/o ten­de­mos al enojo? El buen camino no es otro que el cono­ci­mien­to mutuo, diri­gi­do hacia la con­ver­sa­ción ame­na, cons­truc­ti­va y prác­ti­ca. Ello sólo será posi­ble mejo­ran­do lo que en gene­ral en todas las comu­ni­da­des veci­na­les es su base común: “La visión posi­ti­va del hecho de con­vi­vir, basa­da en el diá­lo­go fran­co, ami­ga­ble y edi­fi­can­te. Con volun­tad y per­se­ve­ran­cia es posi­ble con­ci­liar para mejo­rar la coexis­ten­cia a par­tir de una mejor for­ma de rela­cio­nar­nos”.

Es IMPERATIVO que apli­que­mos esa “polí­ti­ca de bue­na vecin­dad”, anhe­lan­do que el mun­do esté más sano, que nues­tros días sean más sere­nos, que man­ten­ga­mos la pre­sión arte­rial en sus nive­les nor­ma­les. ¡No nos lle­ne­mos el ceño de arru­gas inne­ce­sa­rias! Hable­mos con nues­tros veci­nos has­ta enta­blar una her­mo­sa amis­tad a cau­sa de ese perro que ladra dema­sia­do, del niño que moles­ta con sus gri­tos o del cer­co que inva­de nues­tro terri­to­rio. O sim­ple­men­te comen­té­mos­le qué moles­ta, en la dig­na tarea de asu­mir el rol cons­cien­te de estar com­pro­me­ti­do con uno mis­mo.

Julio Alber­to Cor­tes
Geren­te Gene­ral Dal­vian

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here