Las caba­lle­ri­zas del barrio Dal­vian son el lugar per­fec­to para recrear­se y dis­fru­tar en fami­lia y con ami­gos.
Cuen­tan con 50 boxes de mate­rial, cada uno con bebe­de­ro auto­má­ti­co y cama de viru­ta, cami­na­dor auto­má­ti­co para caba­llos, corral redon­do  para tra­ba­jo o recrea­ción del caba­llo, pis­ta de are­na para entre­na­mien­to y con­cur­sos con vallas para sal­to y rie­go por asper­sión, pique­tes, quin­cho para even­tos, baños, tres mon­tu­re­ros para los equi­pos y un gal­pón don­de se con­ser­va el ali­men­to de los ani­ma­les, y amplio esta­cio­na­mien­to.
Las acti­vi­da­des que se rea­li­zan, son tan­to para jine­tes expe­ri­men­ta­dos, como para prin­ci­pian­tes, así está fun­cio­nan­do la escue­la de equi­ta­ción, en la que pue­den apren­der a mon­tar niños des­de los dos años de edad en ade­lan­te. El alumno pue­de mon­tar un caba­llo de la escue­la, o bien tener su caba­llo, ya que fun­cio­na un sis­te­ma de pen­sio­na­do de caba­llos.  Con­ta­mos con trái­ler pro­pio para el tras­la­do de los caba­llos a con­cur­sos y com­pe­ten­cias, y rea­li­za­mos cabal­ga­tas guia­das.
Ade­más de esto se rea­li­za doma, herra­je, pre­pa­ra­ción de caba­llos depor­ti­vos para dife­ren­tes dis­ci­pli­nas, y fes­te­jo de cum­plea­ños con caba­llos.