Hay hote­les que cobran por el acce­so a WiFi has­ta US$20 el día, una cifra que para muchos es, al menos, exa­ge­ra­da.

Por eso hay quie­nes optan por otras alter­na­ti­vas, como com­prar una tar­je­ta sim en el país de des­tino para tener inter­net en el celu­lar o andar con un hots­pot, un rou­ter móvil que se pue­de conec­tar a inter­net en cual­quier par­te.
El año pasa­do la cade­na esta­dou­ni­den­se de hote­les Marriott prohi­bió el uso de hots­pots (tam­bién cono­ci­dos como Mifi) en sus ins­ta­la­cio­nes.
Muchos lo toma­ron como un abu­so, sien­do que ade­más cobran US$12 al día (apro­xi­ma­da­men­te, por­que depen­de de la sucur­sal) por el WiFi del hotel.
Por cuen­ta del blo­queo a los hots­pots, Marriott reci­bió una mul­ta de US$600.000 por par­te del guber­na­men­tal Comi­sión Fede­ral de Comu­ni­ca­cio­nes de Esta­dos Uni­dos.
Y esta sema­na Marriott infor­mó que deja­rá de prohi­bir los host­pots.
Sin embar­go, las que­jas sobre el inter­net en Marriott y otros hote­les con­ti­núan.
¿Por qué es tan caro el WiFi del hotel?

Lealtad y costo

Pre­ci­sa­men­te Marriott le ofre­ció una expli­ca­ción el año pasa­do a la BBC: “Los tér­mi­nos y las tari­fas aso­cia­dos a este ser­vi­cio varían según la línea (del hotel), la región y el mer­ca­do, y refle­jan un esce­na­rio com­pe­ti­ti­vo”.
“Los hués­pe­des más fre­cuen­tes de nues­tro pro­gra­ma de leal­tad de 36 millo­nes de per­so­nas, Marriott Rewards, quie­nes típi­ca­men­te repre­sen­tan la mayo­ría de los usua­rios de inter­net en nues­tros hote­les, reci­ben el ser­vi­cio gra­tis”.
Esto es algo que ocu­rre con varias cade­nas hote­le­ras: mien­tras uno está afi­lia­do a sus pla­nes de fide­li­dad, inter­net es gra­tis. Si no, cues­ta.
Por otro lado, Marriott aña­dió, cuan­do la BBC citó algu­nos pre­cios de la infra­es­truc­tu­ra de inter­net: “Los cos­tos invo­lu­cra­dos con la ope­ra­ción de inter­net de alta velo­ci­dad son mucho más altos de los que uste­des citan”.
Inter­net de alta velo­ci­dad, sin duda, es algo cos­to­so, sobre todo cuan­do se tra­ta de un edi­fi­cio com­ple­to.

Disposición a pagar

La revis­ta esta­dou­ni­den­se Hotel­Chat­ter hace estu­dios sobre el tema con fre­cuen­cia.
En 2013, encon­tró que el 64% de los hote­les que estu­dió –en Esta­dos Uni­dos, Euro­pa y Aus­tra­lia– tenían inter­net gra­tis.
La mayo­ría de las cade­nas gran­des, como Marriott, cobran en un 50% y en el res­to no, rele­vó la revis­ta.
Pero el dato que más comen­ta­rios gene­ró del estu­dio es este: el cobro por el WiFi es sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te más típi­co de los hote­les de lujo.
Y, según la revis­ta, quien paga un cuar­to de US$500 está dis­pues­to a pagar US$15 o US$20 al día por el inter­net sin nin­gún pro­ble­ma.

Proceso de adaptación

Ade­más del cos­to ini­cial por la cone­xión, hay hote­les que cobran por cada dis­po­si­ti­vo. Algu­nos piden todo tipo de infor­ma­ción para regis­trar­se. Otros sólo lo tie­nen gra­tis en el lobby. Y unos hote­les no cobran en sus sucur­sa­les bara­tas, pero sí cobran en las caras.
Pare­cie­ra, pues, que los hote­les no se han pues­to de acuer­do en cómo mane­jar y cobrar por inter­net.
Julia­na Shall­cross, la edi­to­ra de Hotel­Chat­ter, ha escri­to que los hote­les se han teni­do que adap­tar al pro­ce­so rápi­do y des­or­de­na­do en que inter­net se intro­du­jo en nues­tras vidas.
“Pero en el futu­ro vamos a ver que la cone­xión a inter­net bási­ca, para ver tu correo elec­tró­ni­co o meter­te a Face­book, será gra­tis, mien­tras que una cone­xión más poten­te será cobra­da”, dice.
El hotel Dor­ches­ter, por ejem­plo, uno de los más ele­gan­tes de la ciu­dad de Lon­dres, comen­zó el año pasa­do a cobrar por su inter­net de alta velo­ci­dad, pero libe­ró su red más len­ta.
O como le dijo un voce­ro de la cade­na Holi­day Inn a la BBC: “Muchos hote­les son fran­qui­cias de las gran­des cade­nas, por lo que el sis­te­ma no se pue­de uni­fi­car ni poner gra­tis de un día para otro”.
“Los pre­cios del WiFi son esta­ble­ci­dos por cada hotel, en base a las con­di­cio­nes del mer­ca­do local”, expli­có.
Pue­de que muchos hote­les sigan cobran­do, pero todo apun­ta a que el futu­ro será, si no gra­tis, más ami­ga­ble.
Fuen­te: www.bbc.com