Hace más de una déca­da, pre­fi­rió la apa­ci­ble cer­ca­nía de la cor­di­lle­ra de Los Andes a la ver­ti­gi­no­sa Bue­nos Aires. Men­do­za fue el lugar que eli­gió para desa­rro­llar­se como Licen­cia­do en Admi­nis­tra­ción de Empre­sas y for­mar una fami­lia con Gabrie­la, su espo­sa. Y lo hizo: hoy está al fren­te de la Bode­ga Tri­ven­to, una de las prin­ci­pa­les expor­ta­do­ras de vino de Argen­ti­na.

Pero San­tia­go Ribi­sich tuvo su pri­mer con­tac­to con el mun­do cor­po­ra­ti­vo a los 18 años, cuan­do comen­zó a tra­ba­jar en empre­sas de la fami­lia Pérez Com­panc. Esa eta­pa, ase­gu­ra, sig­ni­fi­có una expe­rien­cia valio­sa, que le apor­tó en diver­sos aspec­tos, tan­to a nivel pro­fe­sio­nal como humano: “en lo pro­fe­sio­nal fue un apren­di­za­je com­ple­to que lue­go me apor­tó muchas herra­mien­tas para mi carre­ra uni­ver­si­ta­ria. En el aspec­to humano me dejó una hue­lla muy pro­fun­da, tra­ba­jan­do con excep­cio­na­les per­so­nas que me deja­ron la soli­da­ri­dad y el tra­ba­jo en equi­po como valo­res imbo­rra­bles”.

Con esos valo­res asu­mió como CEO de Tri­ven­to, en 2014, tras ser desig­na­do por una­ni­mi­dad por el Direc­to­rio del hol­ding Con­cha y Toro. La deci­sión mar­có un antes y un des­pués en la his­to­ria de la bode­ga: Ribi­sich es el pri­mer argen­tino en ocu­par este car­go. En 2017 fue uno de los 500 geren­tes gene­ra­les des­ta­ca­dos en el anua­rio de El Cro­nis­ta Comer­cial.

En diá­lo­go con ÚNICO, avi­zo­ra cómo se pro­yec­ta este año el sec­tor viti­vi­ní­co­la local y nacio­nal; y deta­lla cuá­les son los obje­ti­vos que se plan­tea la empre­sa que geren­cia. Habla, ade­más, sobre lide­raz­go, los reco­no­ci­mien­tos y com­par­te sus pre­fe­ren­cias a la hora de ele­gir un buen vino.

Las ven­di­mias 2016 y 2017 fue­ron muy bue­nas en cuan­to a la cali­dad de los vinos, pero con los volú­me­nes más bajos de las últi­mas seis déca­das. Pau­la­ti­na­men­te los volú­me­nes van aumen­tan­do, por lo que espe­ra­mos un 2018 mejor.

Wal­ter Bres­sia, pre­si­den­te de Bode­gas de Argen­ti­na, defi­nió al 2017 como “un año com­ple­jo” para la indus­tria del vino, debi­do a la dis­mi­nu­ción del con­su­mo en el mer­ca­do interno y a la fal­ta de com­pe­ti­ti­vi­dad en el exte­rior. En este sen­ti­do, ¿cómo se pro­yec­ta Men­do­za en 2018?

Efec­ti­va­men­te, la viti­vi­ni­cul­tu­ra argen­ti­na atra­ve­só dos años difí­ci­les en lo que res­pec­ta a la pro­duc­ción y comer­cia­li­za­ción. Sin embar­go, comen­za­mos con bue­nas expec­ta­ti­vas para 2018, desean­do que mejo­ren los fun­da­men­tos macro­eco­nó­mi­cos que lle­va­ron a la pér­di­da de com­pe­ti­ti­vi­dad. Las ven­di­mias 2016 y 2017 fue­ron muy bue­nas en cuan­to a la cali­dad de los vinos, pero con los volú­me­nes más bajos de las últi­mas seis déca­das. Pau­la­ti­na­men­te los volú­me­nes van aumen­tan­do, por lo que espe­ra­mos un 2018 mejor. El cli­ma jue­ga un papel pre­pon­de­ran­te y has­ta el momen­to la cose­cha evo­lu­cio­na nor­mal y muy sana. Según datos del Obser­va­to­rio Viti­vi­ní­co­la se espe­ra un aumen­to de la pro­duc­ción de uva de 15% con res­pec­to a 2017.

¿Cuá­les son las expec­ta­ti­vas que com­par­ten los dife­ren­tes acto­res del sec­tor?

Para este 2018 espe­ra­mos recu­pe­rar mer­ca­dos lue­go de un año de caí­da en las ven­tas, tan­to en el exte­rior como en el domés­ti­co. Si logra­mos man­te­ner pre­cios razo­na­bles de uvas y vinos, con reduc­ción de la infla­ción y una mejo­ra del tipo de cam­bio real, por nom­brar cier­tos fac­to­res sig­ni­fi­ca­ti­vos, la Argen­ti­na será más com­pe­ti­ti­va y podre­mos recu­pe­rar nego­cios. En el caso de Tri­ven­to, la ven­di­mia evo­lu­cio­na muy bien y con una cali­dad de uva excep­cio­nal. Tam­bién espe­ra­mos una muy bue­na cose­cha en tér­mi­nos de volu­men. En cuan­to a las ven­tas, tene­mos pre­vis­to cre­ci­mien­tos de 2 dígi­tos en nues­tros prin­ci­pa­les mer­ca­dos, con­si­de­ran­do que nues­tro Mal­bec de la línea Tri­ven­to Reser­ve ha sido el vino argen­tino más ven­di­do en Euro­pa en los últi­mos 2 años.

Sería impor­tan­te pen­sar en una modi­fi­ca­ción de la Ley de Impues­tos Inter­nos que eli­mi­ne defi­ni­ti­va­men­te este impues­to y no estar todos los años con la incer­ti­dum­bre de la publi­ca­ción de un Decre­to Nacio­nal.

A nivel nacio­nal, en tan­to, ¿cuá­les son los pun­tos pen­dien­tes que se man­tie­nen en la indus­tria? ¿Cómo podrían sub­sa­nar­se?

Más allá de cues­tio­nes macro -dis­mi­nu­ción de la infla­ción, mejo­ra del tipo de cam­bio real o dis­mi­nu­ción de la pre­sión fis­cal-, debe­mos con­ti­nuar tra­ba­jan­do uni­dos como sec­tor en mejo­rar los cos­tos logís­ti­cos y soli­ci­tar mejo­res acuer­dos de inter­cam­bio comer­cial con los dis­tin­tos paí­ses a los que Argen­ti­na expor­ta, esto per­mi­ti­ría lle­gar a dichos mer­ca­dos con las mis­mas con­di­cio­nes que otros paí­ses com­pe­ti­do­res, que lle­gan con una ven­ta­ja de gra­vá­me­nes adua­ne­ros nulos o muy redu­ci­dos. Es indis­pen­sa­ble, para el futu­ro de la indus­tria viti­vi­ní­co­la, el incre­men­to de los volú­me­nes expor­ta­dos para acce­der a millo­nes de con­su­mi­do­res alre­de­dor del mun­do.

En 2017, Tri­ven­to anun­ció una inver­sión de $75 millo­nes, que incluía la com­pra de una nue­va fin­ca en Agre­lo, el cul­ti­vo de viñe­dos de Mal­bec y la pro­duc­ción de vinos de alta gama. La inten­ción, dijo por enton­ces, era “tras­la­dar la expe­rien­cia inter­na­cio­nal al mer­ca­do interno”. ¿Cuál fue el resul­ta­do de esta estra­te­gia?

Sin dudas que el resul­ta­do de esta inver­sión afian­za­rá nues­tra dis­po­ni­bi­li­dad de mate­ria pri­ma de alta cali­dad, entre­gan­do a nues­tros con­su­mi­do­res el esti­lo de vinos que ellos desean. La viti­vi­ni­cul­tu­ra es una indus­tria de mediano y lar­go pla­zo, es por eso que una deci­sión de inver­sión toma­da hoy ten­drá sus pri­me­ras reper­cu­sio­nes en al menos 3 años. Es el caso de las 100 ha de Mal­bec que plan­ta­mos en Agre­lo el año pasa­do, vere­mos recién sus pri­me­ros fru­tos qui­zás en la ven­di­mia 2019 o 2020. Este Mal­bec será des­ti­na­do a la línea Reser­ve.

¿Cómo se pro­yec­ta Tri­ven­to este año? Es decir, ¿cuá­les son los desafíos a los que se enfren­ta y cuá­les los obje­ti­vos que se plan­tea?

Este año espe­ra­mos cre­cer aún más en el mer­ca­do interno, don­de hemos teni­do muy bue­nos resul­ta­dos con nues­tros vinos de alta gama, como Tri­ven­to Reser­ve, Tri­ven­to Gol­den Reser­ve Black Series y Tri­ven­to Eolo. En el mer­ca­do externo con­ti­nua­re­mos amplian­do nues­tra posi­ción en  paí­ses  cla­ves, como Esta­dos Uni­dos y Reino Uni­do. En el caso de Esta­dos Uni­dos, fir­ma­mos un acuer­do de spon­so­reo  con la MLS -Major Lea­gue Soc­cer- jun­to a mar­cas como Hei­ne­ken, TAG y Audi, sien­do Tri­ven­to la pri­me­ra Bode­ga patro­ci­na­do­ra en la his­to­ria del fút­bol pro­fe­sio­nal nor­te­ame­ri­cano.

Aun­que final­men­te se dio mar­cha atrás en la apli­ca­ción del impues­to a los espu­man­tes con­tem­pla­dos en la Refor­ma Tri­bu­ta­ria impul­sa­da por el Gobierno nacio­nal, el decre­to 1103/2017 esta­ble­ce dejar sin efec­to “tran­si­to­ria­men­te” el gra­va­men del 12% pre­vis­to, por el pla­zo de un año: con­cre­ta­men­te, has­ta el 31 de diciem­bre del corrien­te. ¿Cómo eva­lúa esta medi­da?

Creo que hubie­ra sido un tre­men­do error apli­car el impues­to interno a los espu­man­tes, con lo cual me pare­ce posi­ti­vo el Decre­to men­cio­na­do. Los espu­man­tes han desem­pe­ña­do un papel cla­ve en los últi­mos años, ya que ha per­mi­ti­do encon­trar un des­tino ade­cua­do a la pro­duc­ción de uvas blan­cas. Si esto no hubie­ra ocu­rri­do, mucha de esta uva no ten­dría des­tino, gene­ran­do un ver­da­de­ro pro­ble­ma para los pro­duc­to­res. Ante esto sería impor­tan­te pen­sar en una modi­fi­ca­ción de la Ley de Impues­tos Inter­nos que eli­mi­ne defi­ni­ti­va­men­te este impues­to y no estar todos los años con la incer­ti­dum­bre de la publi­ca­ción de un Decre­to Nacio­nal.

Des­de mi lugar impul­so para que la con­fian­za, el res­pe­to mutuo y  el pro­fe­sio­na­lis­mo sean valo­res de nues­tra com­pa­ñía.

Usted es uno de los 500 empre­sa­rios con­sul­ta­dos a nivel nacio­nal por El Cro­nis­ta Comer­cial en su anua­rio. ¿Qué sig­ni­fi­ca este reco­no­ci­mien­to para usted? Y en un plano más gene­ral, ¿qué impor­tan­cia le da a los premios/reconocimientos? ¿Por qué?

Con ape­nas 22 años, Bode­ga Tri­ven­to es una empre­sa refe­ren­te del rubro viti­vi­ní­co­la. En mi caso, reci­bir un pre­mio o reco­no­ci­mien­to es una satis­fac­ción que con­fir­ma el camino por el cual tran­si­ta­mos, don­de ten­go muy cla­ro que no es un logro per­so­nal, sino de los 430 cola­bo­ra­do­res que inte­gran Tri­ven­to. Ellos han lle­va­do a esta com­pa­ñía a lide­rar las expor­ta­cio­nes y el mer­ca­do de vinos euro­peo.

A su vez, es el pri­mer argen­tino que ocu­pa el car­go de geren­te gene­ral en la bode­ga. En este sen­ti­do, en la his­to­ria de Tri­ven­to, vie­ne hacien­do his­to­ria, val­ga la redun­dan­cia. ¿Es cons­cien­te de ello?

Siem­pre agra­de­ce­ré al Direc­to­rio de Con­cha y Toro la con­fian­za depo­si­ta­da en mi per­so­na al ser el pri­mer argen­tino en ocu­par la Geren­cia Gene­ral de Tri­ven­to. Ha sido un gran reco­no­ci­mien­to pero al equi­po ente­ro. Si nos com­pa­ra­mos con otras bode­gas, somos una bode­ga muy joven y hemos cre­ci­do en el nego­cio pero tam­bién madu­ra­do como com­pa­ñía y equi­po.

El opti­mis­mo es una de las acti­tu­des en común entre las per­so­nas que ocu­pan car­gos geren­cia­les, según inves­ti­ga­cio­nes rea­li­za­das por la Uni­ver­si­dad de Duke, Esta­dos Uni­dos. ¿Qué cua­li­da­des cree usted que debe tener un buen geren­te gene­ral? O, por el con­tra­rio: ¿qué cosas aten­tan con­tra un buen lide­raz­go?

Coin­ci­do que una bue­na dosis de opti­mis­mo es nece­sa­ria para lide­rar una com­pa­ñía y al equi­po de cola­bo­ra­do­res que le dan vida a la mis­ma. En mi caso, empo­de­rar al exce­len­te equi­po de cola­bo­ra­do­res es una cua­li­dad que me defi­ne. Des­de mi lugar impul­so para que la con­fian­za, el res­pe­to mutuo y el pro­fe­sio­na­lis­mo sean valo­res de nues­tra com­pa­ñía. Por el con­tra­rio, no con­tar con estos valo­res aten­tan con­tra un buen lide­raz­go, gene­ran­do una frus­tra­ción muy fuer­te para cual­quier orga­ni­za­ción.

Por últi­mo, y es una pre­gun­ta que nos vemos ten­ta­dos de hacer­le: ¿qué vino nos reco­mien­da?

Es una de las pre­gun­tas más difí­ci­les de res­pon­der, ya que tene­mos un port­fo­lio muy sóli­do de pro­duc­tos. Te diría que depen­de de con quién lo voy a com­par­tir y qué voy a hacer o comer. Si ten­go que ele­gir, sería Tri­ven­to Gol­den Reser­ve Mal­bec, por­que siem­pre me he luci­do cuan­do lo abro, lle­ván­do­se los aplau­sos Ger­mán Di Césa­re, Enó­lo­go Prin­ci­pal de Tri­ven­to.

San­tia­go Ribi­sich es Licen­cia­do en Admi­nis­tra­ción de Empre­sas, egre­sa­do de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Aires (UBA). Al fina­li­zar su carre­ra reali­zó un pos­gra­do en Finan­zas y Mer­ca­dos de Capi­ta­les en la Uni­ver­si­dad Cató­li­ca Argen­ti­na (UCA).

Ha par­ti­ci­pa­do de nume­ro­sos semi­na­rios rela­cio­na­dos a temas de Teso­re­ría, Con­trol de Ges­tión, Finan­zas, Comer­cio Exte­rior y Lide­raz­go. Actual­men­te inte­gra el Ins­ti­tu­to Argen­tino de Eje­cu­ti­vos de Finan­zas (IAEF).

Des­de los 18 años tra­ba­jó en empre­sas de la fami­lia Pérez Com­panc, en don­de se for­mó pro­fe­sio­nal­men­te.

En 2006 deci­de jun­to a su espo­sa Gabrie­la esta­ble­cer­se en Men­do­za, pro­vin­cia que adop­ta como pro­pia, para desa­rro­llar­se pro­fe­sio­nal­men­te y for­mar su fami­lia.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here