¿Qué nos gus­ta y qué detes­ta­mos? Según Mini­tel F&B Ten­den­ces, Food Ingre­dients First y Open­ta­ble estas son las ten­den­cias en el futu­ro de la gas­tro­no­mía y el con­su­mo mun­dial.

Mesa para uno

Por una u otra razón más per­so­nas en todo el mun­do comen solas. El mun­do “sin­gle” avan­za impa­ra­ble y los res­tau­ran­tes ven cómo aumen­tan las reser­vas de uno. Hacer­lo en una mesa comu­nal es más diver­ti­do y se cono­ce gen­te. Los menúes indi­vi­dua­les tam­bién aumen­tan y los hote­le­ros se las inge­nian para que los sin­gles pue­dan picar sin tener que pedir racio­nes com­ple­tas y refuer­zan la ofer­ta de pico­teos varia­dos. En los super­mer­ca­dos, se nota que el núme­ro de hoga­res uni­per­so­na­les aumen­tan, se redu­cen las can­ti­da­des, dis­mi­nu­yen los mul­ti­pack y se incre­men­tan los mul­ti pro­duc­tos.
bigstock-Young-Woman-Eating-In-The-Rest-107852192

El restaurante en casa

Tras el éxi­to de Jus­teat. Aho­ra es el momen­to de que un coci­ne­ro pro­fe­cio­nal te coci­ne en casa o que un res­tau­ran­te te ayu­de a mon­tar una cena con ami­gos.
chef-a-domicilio-header

Poné un Kamado en tu vida

Es el capri­cho de foo­dies y coci­ne­ros en Esta­dos Uni­dos y el nor­te de Euro­pa. Está basa­do en un méto­do de coc­ción japo­nés muy anti­guo. Es un uten­si­llo moderno crea­do con el fin de con­ser­var y poten­ciar los aro­mas natu­ra­les más suti­les y refi­na­dos de los ali­men­tos, coci­nan­do de una for­ma natu­ral y sos­te­ni­ble. Según ase­gu­ran sus fans, se pue­de pre­pa­rar des­de un cor­de­ro a una piz­za, ahu­mar o gui­sar a fue­go len­to, tam­bién hay mode­los espe­cí­fi­cos para cier­tas coc­cio­nes. ¿Qué estás espe­ran­do para empe­zar a expe­ri­men­tar?
maxresdefault

Con un click

El celu­lar es ya una herra­mien­ta insus­ti­tui­ble, ya sea para com­prar tic­kets para un reci­tal o reser­var una mesa de res­tau­rant sen­ta­do des­de el sillón de tu casa. Ama­zon, el gigan­te de la dis­tri­bu­ción y la ven­ta onli­ne, ha vati­ci­na­do su auge y pla­nea entrar en el mer­ca­do de la ali­men­ta­ción.
foodmenu

Alimentos que cuentan historias

La man­te­ca que tenés sobre la mesa adquie­re otra dimen­sión si sabés cómo se lla­ma­ba la vaca que pro­du­jo la leche con la que se ela­bo­ró, quién la orde­ñó y dón­de. Lo mis­mo suce­de con la car­ne, acei­te, pollo o café. Algu­nas veces es una herra­mien­ta de mar­ke­ting, otras no, pero siem­pre engan­cha. Des­cu­brir cosas sobre los ali­men­tos que come­mos es una for­ma de aumen­tar nues­tra cul­tu­ra gas­tro­nó­mi­ca y tam­bién de incluir a los pro­duc­to­res en el pro­ce­so y de este modo con­ver­tir­los en acto­res del cam­bio de con­su­mo.
la-foto-5

Si te gusta, compartílo

El poder de las redes socia­les es un deter­mi­nan­te a la hora de ele­gir pro­duc­tos de ali­men­ta­ción o bode­ga. Los con­su­mi­do­res se con­vier­ten en gene­ra­do­res de opi­nión con solo postear una foto en Ins­ta­gram o hacer un comen­ta­rio en Tri­pad­vi­sor. A su vez blog­gers y perio­dis­tas, crean ten­den­cias con sólo un tweet.
food-photo-getty

Foodporn, la comida que chorrea

Más que un hash­tag de moda, el food porn es un esti­lo de comi­da. Pla­tos que inci­tan a comer, sin dejar de lado una bue­na dosis de glo­to­ne­ría. Ham­bur­gue­sas con que­so fun­di­do que res­ba­la; pan­ce­tas gra­sien­tas que gri­tan ¡cóme­me! Un exce­so de gra­sa, azú­car y calo­rías que des­pier­ta los más bajos ins­tin­tos de nues­tras ape­ten­cias. Una pro­me­sa de pla­cer al pala­dar, que invi­ta a man­char­te los dedos y abrir la boca todo lo que pue­das para mor­der y que un hilo de ket­chup se te res­ba­le entre las comi­su­ras de los labios.
food-porn-wallpapers-best-100-0c9881-h900