Un proyecto ambicioso pero simple.

Inten­tar ayu­dar a quien desee “conec­tar­se” con las plan­tas, entre­na­mien­to para sen­tir la suti­le­za de estos seres, para dejar de ver­los como sim­ples obje­tos de deco­ra­ción, regán­do­los mecá­ni­ca­men­te para que no que­de desier­ta una mace­ta, sino des­cu­brir y apren­der los ciclos de cada plan­ta, a conec­tar­se y des­lum­brar­se con los rega­los que nos dan, pro­por­cio­nal­men­te a la aten­ción que le demos.
Ima­gi­na sus bro­tes, sus flo­res, sus fru­tos, una tisa­na de las aro­má­ti­cas, un medi­ca­men­to natu­ral, un sahu­me­rio, o sen­ci­lla­men­te el con­di­men­to secre­to de tus comi­das…
La filo­so­fía que nos ins­pi­ra, es la fun­da­da por Masa­no­bu Fukuo­ka, un pecu­liar japo­nés que tenía más de 50 años cul­ti­van­do la tie­rra como una for­ma de vida sabia y espi­ri­tual, se dedi­có a tra­tar de tra­ba­jar con la natu­ra­le­za, a prue­ba y error en su peque­ña gran­ja, has­ta que logró un huer­to natu­ral que es al mis­mo tiem­po un bos­que, una hor­ta­li­za y un jar­dín, en don­de con­vi­ven cere­zos, duraz­nos, cirue­los, mir­tos, aca­cias, ver­du­ras, arroz, plan­tas de olor, medi­ci­na­les, y flo­res; y todo esto… sin labran­za, no fer­ti­li­zan­tes, no pes­ti­ci­das, sin escar­bar y sin podar. Esto cons­ti­tu­ye pre­ci­sa­men­te lo que Fukuo­ka lla­ma Los Cin­co Prin­ci­pios del Cul­ti­vo Natu­ral.
Wen­dell Berry, estu­dio­so de Fukuo­ka, seña­la que este últi­mo nos deja bien cla­ro que “Cuan­do cam­bia­mos la mane­ra de cul­ti­var nues­tro ali­men­to enton­ces cam­bia­mos nues­tra comi­da, a la socie­dad y nues­tros valo­res”.
Para Fukuo­ka la éti­ca, la espi­ri­tua­li­dad y el cul­ti­vo de ali­men­tos, deben ser indi­so­lu­bles. Enten­der el papel del deseo insa­cia­ble en el dra­ma per­so­nal y del mun­do es cla­ve. De allí que Fukuo­ka nos recuer­da que “Cuan­do se entien­de que uno pier­de la ale­gría y la feli­ci­dad en el esfuer­zo por poseer­las, enton­ces la esen­cia del cul­ti­vo natu­ral será rea­li­za­da”.
Debi­do a que Fukuo­ka cul­ti­va­ba entre las hier­bas sil­ves­tres, para evi­tar que los pája­ros y rato­nes se lle­ven sus semi­llas, nació la téc­ni­ca de sus bolas de arci­lla para pro­te­ger­las.
Ideal­men­te cada boli­ta con­tie­ne semi­llas. La llu­via o rie­go hará ger­mi­nar las semi­llas que con­tie­nen su sus­tra­to, ali­men­to y pro­tec­ción en las boli­tas de tie­rra. De esta mane­ra, Fukuo­ka siem­bra al boleo gra­nos y vege­ta­les entre otras plan­tas, hier­bas o árbo­les, como si fue­ran sil­ves­tres. Es de este eje que nace “LA FUKUOKERIA de Bue­na Mano para las plan­tas”, uti­li­zan­do su téc­ni­ca para poder ofre­cer Boli­tas Fukuo­kas Biva­rie­ta­les, com­bi­nan­do siem­pre una base de tré­bol blan­co, encar­ga­do de fer­ti­li­zar natu­ral­men­te, con opcio­nes de fru­ti­lla, toma­tes cherry, albaha­ca mora­da, zapa­lli­tos ita­lia­nos, estra­gón, pere­jil, lobe­lias, cone­ji­tos, pasio­na­ria y así 20 varie­da­des más… Idea­les para algún deta­lle de vida que se quie­ra rega­lar o rega­lar­se, en diver­sas pre­sen­ta­cio­nes al esti­lo bom­bón, o envuel­tas de gala para per­pe­tuar acon­te­ci­mien­tos. Tam­bién rea­li­za­mos ase­so­ra­mien­to per­so­na­li­za­do para lograr tu espa­cio de cone­xión, sea una huer­ta, tu jar­dín, o un rin­cón de tu hogar, entre­nan­do tus manos para su man­te­ni­mien­to. Tene­mos manos ver­des… tene­mos BUENA MANO PARA LAS PLANTAS… con­fía y entre­ga las tuyas.
Lic. en Comer­cia­li­za­ción 
Sil­vi­na Fisi­ga­ro    
Tel. 261 15 5115423
Ing. Agró­no­ma 
Marie­la Mor­suc­ci 
Tel. 261 15 5926109
www.facebook.com/buenamanoparalasplantas