Brunch:  Tips para ser un buen anfitrión.

Es una cita gastronómica de ori­gen británica entre el desa­yuno y la comi­da, es una de esas ten­den­cias que poco a poco ha ido instalándose en nues­tras cos­tum­bres como condición de lo cool. Y pare­ce que, ha lle­ga­do para que­dar­se. Lo que no es de extrañar, es jus­to lo que nece­si­ta­ba un país que se acues­ta tar­de el fin de sema­na, aman­te de las bebi­das espi­ri­tuo­sas espe­cial­men­te por la noche y que abra­za cual­quier excu­sa para fes­te­jar y rodear­se de fami­lia­res, ami­gos y deli­cias.
Agua­ca­tes relle­nos con hue­vos pochés: Los hue­vos son una de las mate­rias pri­mas que no pue­den fal­tar en ningún brunch.
aguacates rellenos
Tos­ta­das de man­za­na con que­so: La cla­ve está en ela­bo­rar rece­tas sen­ci­llas, que com­bi­nen lo dul­ce y sala­do.
tostasdas con queso y manzana
Tor­ti­tas relle­nas con sal­sa de yogur: La rei­na del brunch!
tortitas rellenas de salsa de yogur
Sus­hi: Para dar­le el toque inter­na­cio­nal a tus almuer­zos, nada mejor que incluir uno de los pla­tos más de moda.

sushi with chopsticks
sus­hi with chops­ticks

Cóctel de té con jen­gi­bre: Para los que pre­fie­ren las deli­cias líquidas.
Glass of ice tea
Prin­ces­se de fram­bue­sa y pis­ta­cho: Otra idea dul­ce y sofis­ti­ca­da pero sen­ci­lla de pre­pa­rar.
princese de franbuesa y pistacho

Brunch en casa, en 5 pasos

La hora: Se cele­bran nor­mal­men­te los fines de sema­na, entre las 11 de la mañana y las 1 de la tar­de, pero como Argen­ti­na es dife­ren­te en cues­tio­nes de hora­rio, podés hacer­lo cuan­do quie­ras. Tomátelo como un pre­tex­to más para dis­fru­tar de deli­cio­sos boca­dos en compañía de los que más querés.
La mesa: Apos­tá por una decoración mini­ma­lis­ta, con toques DIY y adap­ta­da a cada ocasión.
Las bebi­das:  No pue­den fal­tar los cafés, tés y jugos, como tam­po­co pue­den fal­tar los vinos, el champán y la cer­ve­za. Y, como bro­che, ¿unos cóctels?
Lo que no pue­de fal­tar: Hay mate­rias pri­mas que no pue­den fal­tar, la pri­me­ra de ellas es el hue­vo, espe­cial­men­te en su versión Bene­dic­ti­ne. Además deberás dis­po­ner de gran varie­dad de panes, juga­rá a tu favor y suma­rá pun­tos. Y por último, la fru­ta en todas sus ver­sio­nes.
¿Cuándo apos­tar por un brunch?: Des­de revi­vir una noche dema­sia­do lar­ga y lle­na de bebi­das, has­ta cuan­do quie­ras reunir­te con fami­lia­res y ami­gos en un momen­to dis­ten­di­do. ¿Por qué no?
¡Ya sabés lo prin­ci­pal para aga­sa­jar a tus invi­ta­dos!
Serás el mejor anfitrión y sin tener que esfor­zar­te dema­sia­do, que te deja más tiem­po para dis­fru­tar de tu reunión. Cual­quier excu­sa es bue­na para pasar­la entre ami­gos.