Lle­ga el invierno con su frío impla­ca­ble, el momen­to del año en don­de esta­mos más expues­tos a los virus. Seguí estas reco­men­da­cio­nes para no ser víc­ti­ma de la gri­pe.

¿Qué es?

La gri­pe es una enfer­me­dad res­pi­ra­to­ria que se pre­sen­ta en for­ma agu­da y es pro­du­ci­da por el virus de la influen­za. Es un virus esta­cio­nal que se pre­sen­ta nor­mal­men­te en oto­ño e invierno, en dos de sus tipos: A y B. Tam­bién hay un nue­vo virus de la influen­za tipo A, recien­te­men­te detec­ta­do: se lo ha deno­mi­na­do H1N1. Ambas son enfer­me­da­des res­pi­ra­to­rias agu­das y tie­nen sín­to­mas pare­ci­dos. La vacu­na con cepa 2016 con­tie­ne dos com­po­nen­tes, el del virus A inclu­yen­do el H1N1 y un com­po­nen­te con virus B.

¿Cómo se transmite?

De una per­so­na enfer­ma a una sana al toser, estor­nu­dar, hablar, o al com­par­tir uten­si­lios, ali­men­tos e inclu­si­ve besar­se.

Síntomas a tener en cuenta:

> Fie­bre supe­rior a 38°.
> Dolo­res de cabe­za, mus­cu­lar y de arti­cu­la­cio­nes.
> Can­san­cio y decai­mien­to.
> Tos, rini­tis, ojos irri­ta­dos, dolor de gar­gan­ta.
> Fal­ta de ape­ti­to.

¿Qué hacer ante la presencia de estos síntomas?

  • No se auto­me­di­que y acu­da de inme­dia­to al médi­co. Comu­ni­que al pro­fe­sio­nal que lo atien­de si estu­vo en con­tac­to con algu­na per­so­na enfer­ma de influen­za.
  • Limi­te el con­tac­to con otros, no con­cu­rra al tra­ba­jo, escue­la o acti­vi­da­des en luga­res cerra­dos. • No visi­te a per­so­nas enfer­mas.
  • Si usted no pre­sen­ta sín­to­mas pero estu­vo en con­tac­to con per­so­nas que sí tenían seña­les de pade­cer influen­za, man­tén­ga­se aten­to a la apa­ri­ción de los mis­mos den­tro de los pri­me­ros 10 días.

Te aconsejamos:

  • El lava­do fre­cuen­te de manos con agua y jabón.
  • Cubrir boca y nariz al toser o estor­nu­dar, y lavar­se las manos inme­dia­ta­men­te.
  • El ais­la­mien­to domi­ci­lia­rio de los pacien­tes con influen­za por 7 días, para evi­tar con­ta­giar sobre todo a niños y ancia­nos con­vi­vien­tes. En fun­ción de la reali­dad sani­ta­ria de cada juris­dic­ción, se acon­se­ja adop­tar medi­das bási­cas de pre­ven­ción en luga­res cerra­dos de acce­so públi­co.
  • Ven­ti­lar bien la casa cuan­do sea posi­ble.
  • En caso de pre­sen­cia de sín­to­mas con­cu­rra al médi­co.

Recomendaciones generales a la población para evitar la transmisión de Influenza

  • Lim­piar las super­fi­cies que tocan los enfer­mos con agua y deter­gen­te, jabón ó alcohol al 70%.
  • Los pacien­tes con Influen­za deben colo­car­se un bar­bi­jo para deam­bu­lar.
  • Las per­so­nas que cui­dan a un pacien­te con Influen­za, deben pro­te­ger­se laván­do­se las manos, tapán­do­se la boca y la nariz cuan­do se cui­de a un enfer­mo.
  • No es nece­sa­rio que la pobla­ción gene­ral sana uti­li­ce bar­bi­jos
  • Vacu­nar­se.

¿Quiénes deben vacunarse?

Toda per­so­na que desee pre­ve­nir la gri­pe A H1N1 pue­de hacer­lo. Las vacu­nas anti­gri­pa­les se admi­nis­tran a par­tir de los 6 meses de vida. Esta vacu­na está espe­cial­men­te indi­ca­da a: • Todas las muje­res emba­ra­za­das en cual­quier momen­to de la ges­ta­ción.

  • Todas las muje­res que tie­nen bebés meno­res de 6 meses.
  • Todos los niños entre 6 meses y 4 años inclu­si­ve.
  • Niños y adul­tos que tie­nen entre 5 a 64 años con enfer­me­da­des cró­ni­cas (res­pi­ra­to­rias, car­día­cas, rena­les, dia­be­tes). • Adul­tos con obe­si­dad mór­bi­da.
  • Per­so­nal de la Salud.
  • Las per­so­nas mayo­res de 65 años deben apli­car­se la vacu­na tri­va­len­te con fre­cuen­cia anual.